En octubre de 2017, La Moraleja y Fundación ProYungas acordaron desarrollar un Plan de Gestión Ambiental para toda la finca, que no sólo incluye las acciones de restauración de dicha superficie, sino que además pone en marcha una serie de acciones concretas destinadas a la sustentabilidad ambiental de sus actividades y a contribuir con los esfuerzos de conservación a nivel regional.

El Plan de Gestión Ambiental (actualmente en elaboración) tendrá las siguientes líneas de trabajo: 

1)      Plan de Restauración para áreas de bosque transformados. Comprende la recuperación ambiental de áreas intervenidas. Esto se realizará inicialmente de forma activa y experimental en una parte de la superficie (aproximadamente 400 ha.) a través de un plan de forestación con especies nativas, y posteriormente se evaluará la alternativa de complementarla en forma predominantemente pasiva en otros sectores (aproximadamente 800 ha.). Esto implicará implementar acciones para facilitar y potenciar su recuperación natural (identificación de semilleros y renovales, limitar todo tipo de actividad que no forme parte de la restauración, fortalecimiento y seguimiento de la sucesión natural, etc.), lo que permitirá establecer la necesidad o no de aplicar otros medios de restauración complementarios.

2) Línea de Base ambiental y monitoreo de biodiversidad. La línea de base reúne información que permite caracterizar el contexto ambiental actual de la finca, las diferentes unidades ambientales presentes y la biodiversidad asociada. El monitoreo es el estudio y análisis de diferentes variables ambientales que permitirá evaluar la respuesta de las poblaciones naturales seleccionadas (aves, mamíferos medianos y grandes) a las acciones de restauración. Por otro lado, brindará información del modo en que las actividades productivas cercanas se integran con los ambientes silvestres, lo que permitirá definir pautas de manejo que permitan la integración coherente a escala de paisaje de los sistemas productivos con el entorno natural, preservando la biodiversidad y los servicios ecosistémicos.

3) Implementación de áreas de conservación privadas. Se orienta a lograr un compromiso de conservación sobre los espacios de bosque nativo remanente dentro de la finca. Serían alrededor de 6.791 hectáreas que se sumarán efectivamente como área protegida privada.

4) Contribución a la conservación regional. Se propone sumar esfuerzos público-privados que contribuyan con las políticas de conservación a nivel regional, apoyando las gestiones de la provincia de Salta para sumar áreas naturales a la Reserva Nacional Pizarro (APN), en un todo de acuerdo con los criterios y metodologías definidas por la Administración de Parques Nacionales.

Avances del plan de reforestación y restauración en Finca La Moraleja hasta el momento

En el período octubre-diciembre 2017 se abordaron las siguientes líneas de trabajo:

1- Caracterización ambiental y monitoreo de biodiversidad. Se realizó la primera campaña de campo donde se realizó un relevamiento de biodiversidad (componentes flora y fauna) y se instalaron cámaras trampa para el monitoreo de mamíferos. Resultados preliminares de las cámaras permitieron identificar 18 especies de mamíferos. El monitoreo continuará durante el año 2018 incorporando otras variables (parcelas forestales, aves, etc.) con el objetivo de evaluar la eficacia de las medidas de remediación implementadas.

2- Se elaboró el Plan de Restauración para las áreas de bosques transformadas. Actualmente se encuentra en desarrollo un ensayo de restauración que considera dos situaciones diferentes de establecimiento de renovables, la regeneración natural y la restauración activa con plantación en macizo (unas 1.000 plantas /ha). El seguimiento de los ensayos permitirá definir si resulta factible realizar la restauración en forma pasiva (sin forestar, pero generando condiciones propicias para la sucesión natural) en otros sectores. En muchas experiencias en el mudo es más efectivo la conducción de la renovación natural, más que la plantación de plántulas criadas en vivero.

3- La Moraleja decidió incorporar sus áreas de bosque remanente (6.791 hectáreas) -incluidas las áreas a restaurar- a un sistema de protección ambiental privado. Durante el año 2018 las actividades de monitoreo continuarán sumando otros componentes (parcelas forestales, registro de aves, etc.) que contribuirán con información de base al Plan de Gestión Ambiental. Este último incluirá además recomendaciones de manejo (de áreas transformadas y bajo producción) y un programa de monitoreo a largo plazo que permita realizar un seguimiento a las tareas de restauración y evaluar la interacción de los sistemas productivos de La Moraleja con el entorno silvestre.