Por cada gota de agua que usamos para hacer nuestras bebidas, reabastecemos otra.