Ya casi nadie duda de la necesidad de modificar nuestro modo de relacionarnos con el medio ambiente. Sin embargo, muchas veces cuesta llevar a la práctica de manera sostenida incluso las más pequeñas acciones cotidianas. Con la mirada puesta en liderar el camino hacia una sociedad más comprometida con el planeta, Coca-Cola celebró el Sustainability Day, un evento interno en el que se invitó a los asociados de la Compañía a repensar prácticas diarias, tanto en el trabajo como en los hogares, e intercambiar propuestas. Los participantes visitaron una cooperativa de reciclaje y hogares cercanos al edificio de Coca-Cola en Buenos Aires, y luego compartieron sus experiencias bajo la premisa de que, para alentar una nueva mentalidad a nivel global, lo primero que hay que hacer es cambiar por dentro.

La apertura del encuentro estuvo a cargo de Soledad Izquierdo, Vicepresidente de Políticas Públicas, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola para el Sur de América Latina, y marcaron el rumbo del día: “Lo que consideramos un residuo en realidad tiene un valor. Tenemos que entender dónde están las barreras y dónde los facilitadores para fomentar el cambio de hábitos y empezar a reutilizar”.

El orador invitado fue Sergio Martín, Director de Reciclar S.A., una compañía pionera en la recuperación de envases de plástico para revender como materia prima. Durante su charla recordó los inicios del emprendimiento, cuando únicamente compraban vidrio, y la transición hacia la recolección y el tratamiento de PET, iniciativa que contó con el apoyo de Coca-Cola para su exportación a China. “El peor lugar para el plástico es la basura”, aseguró Sergio, cuya empresa hoy compra y procesa 2 mil toneladas mensuales de botellas.

Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola de Argentina, presentó los detalles de Un Mundo sin Residuos, el programa global de la Compañía con el que se comprometió a que todos sus empaques sean 100% reciclables para 2025 (en la Argentina esa meta ya se alcanzó) y a ayudar a recolectar y reciclar el equivalente a la totalidad de los envases que pone en el mercado para 2030. “Vivimos en un mundo lineal, pero nos encaminamos hacia la economía circular, que es precisamente lo que hace la naturaleza, que no tiene residuos ni desechos: todos sus subproductos sirven para otro proceso o, a lo sumo, se transforman en energía”, graficó Mariale. Y agregó: “El desafío es, entonces, el de desarrollar procesos económicos que no generen residuos desde su diseño, desde su misma concepción”.

SUSTAINABILITY_DAY
Por la tarde, los participantes se dividieron en grupos para compartir experiencias y proponer ideas que puedan generar cambios de hábitos.

La jornada de trabajo colectivo logró movilizar a todos los participantes. Llamó a mirar hacia adentro y reflexionar. Para que incluso las más pequeñas acciones cotidianas se realicen a conciencia.

Si querés ver la nueva campaña digital de Coca-Cola por Un Mundo sin Residuos, hacé click acá