“Lo mejor de mi trabajo es que estoy a cargo de este pulsador”, asegura entre risas Aldana Bonillo mientras señala un llamativo botón rojo. Más allá de la broma, en sus palabras hay algo de cierto: con él pone en marcha el refrescador de Sprite, una de las propuestas de la Compañía Coca-Cola más originales y mejor recibidas por el público en sus paradores. Y con esa simple acción Aldana se lleva los aplausos y agradecimientos de los veraneantes, que durante los días de calor más implacables la erigen como una suerte de superheroína de la Costa Atlántica.

De hecho, la “isla verde” de Sprite es un verdadero oasis para quienes cada día se acercan a los espacios de la Compañía en San Bernardo, Villa Gesell o Monte Hermoso. En lugar de la típica ducha de playa, las paredes y el techo del Sprite Wash están cubiertas por aspersores que rocían suavemente al usuario de pies a cabeza, ofreciendo una dosis justa para refrescarse y seguir adelante.

Como todas las actividades y ofertas de la Compañía en sus paradores, los refrescadores están disponibles para todos y de manera gratuita. “Ya probé cada uno de los juegos y conocí todas las propuestas del lugar, pero ésta es mi preferida”, le explica a Journey Jonathan Aragón, oriundo de Morón, mientras los aspersores comienzan a mojarlo.

La misión de refrescar, sin embargo, no se limita al dispositivo que controla Aldana: cada vez que el reloj marca las 14, cuando el sol arde y la arena quema, ella y el resto del staff salen al rescate y obsequian latas de Sprite Sin Azúcar bien helada.  “La recepción es muy buena, y no es para menos: en la actualidad no hay muchas marcas que le ofrezcan beneficios al consumidor, y Coca-Cola es una de las pocas compañías que sigue haciéndolo”, concluye  Facundo Portillo, uno de los coordinadores de los paradores de Coca-Cola de la costa.