La Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola Argentina y Uruguay participó del conversatorio “La mujer en el mundo de la dirección de proyectos”, organizado por el Instituto para la Ciudadanía Metropolitana. Allí reflexionó sobre los desafíos de las mujeres profesionales en cargos que suelen ser ocupados por hombres y presentó los resultados de 5by20, nuestro programa global de impulso al desarrollo económico femenino.

Ingeniería, matemática, química... los sesgos de género hacen que estas carreras estén muy vinculadas al universo masculino, aun cuando hay muchas mujeres que las elijen. Y ni hablar si se trata de ocupar posiciones de liderazgo en empresas. Con eso en mente, el Instituto para la Ciudadanía Metropolitana invitó a tres líderes en sus áreas para reflexionar sobre las profesiones y los desafíos que tienen las mujeres en cargos que, histórica y culturalmente, fueron masculinizados.

Durante el conversatorio virtual “La mujer en el mundo de la dirección de proyectos”, Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola Argentina y Uruguay, compartió un espacio de diálogo junto a Celia María Schell, PhD en Ciencias Médicas e investigadora, y con Carolina Gutiérrez, arquitecta trans-ecofeminista.

Ingeniera en alimentos de profesión, Mariale contó que se acostumbró a ser la única mujer en el aula, situación que se repitió incluso en sus primeros trabajos. “Siempre me tocaron ámbitos muy masculinos; no machistas, pero sí masculinos. A veces, ser la única mujer en un grupo de 70 ingenieros fue una ventaja, pero con el tiempo me di cuenta de que eso no era tan bueno”, reflexionó en el inicio del encuentro, en el que también recordó cómo se daban los roles de género dentro de su familia. “Soy hija de una mujer profesional, que logró ser jueza en una época en la que eso no era común. Pero había una contradicción entre su rol laboral y el que cumplía en casa; no había la misma equidad y lo tuve presente al momento de formar mi familia”, comentó Mariale, que resaltó que su pareja la acompaña en el día a día.

Para Mariale, si bien se han ido produciendo muchos avances en el mundo laboral en cuanto a los estereotipos de género, todavía queda bastante camino por recorrer. Y recordó un hecho que vivió en su primer empleo: “Al ingresar al trabajo a los hombres se les preguntaba si querían darle su obra social, su cobertura de salud, a su pareja. Pero cuando entraba una mujer no se le ofrecía esa posibilidad, a menos que ella lo pidiera expresamente. Se suponía que el marido ya trabaja y tenía su propia cobertura”.

Coca-Cola y las mujeres

Consciente de las posibilidades de su impacto a nivel global, Coca-Cola implementa políticas de impulso al desarrollo económico de las mujeres tanto puertas adentro como fuera de la Compañía; en Coca-Cola, la mitad de los asociados son mujeres y ellas ocupan el 40% de los puestos directivos. “Trabajamos mucho el empoderamiento y entendemos que la mayoría de los problemas de género tienen que ver con una situación económica que no permite salir adelante”, explicó Mariale.

Con ese espíritu, 10 años atrás la Compañía lanzó a nivel global el programa 5by20 con el fin de capacitar y empoderar a 5 millones de mujeres para 2020, un ambicioso objetivo que se cumplió el año pasado y que sólo en el Cono Sur acompañó el desarrollo económico de 66.000 mujeres. En Argentina, fueron poco más de 10.000 las que lograron darle un nuevo impulso a sus emprendimientos. “Nos propusimos llegar a ese número desde 2016 a 2020 y lo logramos”, afirmó Mairale. Y subrayó: “Cuando las mujeres son dueñas de su destino económico, después pueden empezar a abordar otras temáticas”.

MARIALE_ALVAREZ_CONVERSATORIO_MUJERES
Mariale Álvarez compartió su experiencia y habló sobre las acciones de empoderamiento femenino en el marco del programa 5by20 de la Compañía. 

A nivel personal, Mariale aconsejó ser auténticas con una misma. Y graficó: “Siempre me sirvió no buscar convertirme en algo que no soy; por ejemplo, no tener un estilo de liderazgo masculino. Nunca tuve miedo de mostrar características que se consideran típicamente femeninas, como que nos emocionamos mucho o que reaccionamos con el estómago. Ser empática siempre me dio buenos resultados al momento de liderar”.

Por último,  la Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola Argentina y Uruguay recalcó otro punto clave a tener en cuenta: “Hay que evitar la profecía autocumplida. Si tenés una diferencia o algo que te distingue del resto, eso es bueno y hay que ponerlo en valor. Y no presuponer que hay gente que no lo va a valorar”.

Si querés leer sobre el reconocimiento que recibió por su trabajo por la igualdad de género Arca Continental Argentina, uno de nuestros socios embotelladores en el país, hacé click acá