Agotada, pero feliz. Así resume su presente Belén Colombo, Creative & Integrated Marketing Communication Sr. Manager & Marketing Capability Lead de Coca-Cola Cono Sur. Y no es para menos: es la responsable detrás del cambio de la estrategia de comunicación que encaró Sprite durante 2019, un trabajo disruptivo y eficaz que no pasó desapercibido ni entre el público ni en la industria. Eso se tradujo en múltiples premios, tantos que Belén asegura haber perdido la cuenta. Y el año todavía no terminó...

“Lo principal es el reconocimiento de los consumidores: ver que la audiencia respondió a nuestra propuesta y que los indicadores cambiaron fue muy gratificante. Y después, claro, está el aval de la industria, en distintos festivales y con jurados de lo más variados, que con sus reconocimientos nos dicen ‘es por ahí’. Fue un año muy lindo en ese sentido, me sentí muy mimada”, asegura Belén a Journey minutos después de su presentación en El Ojo de Iberoamérica, donde I love you, hater, la campaña de Sprite con la que comenzó este gran año para la marca, arrasó y se llevó el Gran Premio en las categorías “Film” y “Mejor Idea Latina para el Mundo”.

Vale recordar que sólo durante 2019 las campañas de Sprite obtuvieron más de 40 premios, entre los que se destacan tres Oros y una Plata en los Effie Latam; cuatro Bronces en el Festival de Cannes; un Grand Prix en los premios +Digital del IAB; y cinco Oros, cuatro Platas, cuatro Bronces y Mejor Idea Internacional en el Festival El Sol. En el plano personal, además, Belén fue reconocida como “Marketer sub 40” por Adlatina y la consultora internacional Scopen.

Para ella, sin embargo, nada de eso hubiera sucedido sin el apoyo de la Compañía, que le brindó toda la confianza en su búsqueda por romper los esquemas: “Nos dejaron probar y eso es mucho: Sprite es la marca número 2 en el mundo; no es que estás jugando con algo chiquito. Apuntamos a hacer las cosas de manera diferente porque lo que veníamos haciendo no nos llenaba”, puntualiza.

Una vez obtenida esa luz verde, Belén y su equipo pusieron manos a la obra. Y de la alianza estratégica con la agencia creativa Santo no sólo alcanzaron el éxito con I love you, Hater, sino que además cosecharon múltiples reconocimientos por la plataforma social No estás solo y las piezas Facing a hater y Orgullo, entre otras. Cada una generó mayor repercusión que la anterior y eso ayudó a definir la identidad de la marca. “Mirás Orgullo y lo que había pasado con la pieza por el Día de la Mujer, o lo que hicimos con los influencers y todo contribuye a lo mismo: logramos mantener un tono similar, siendo culturalmente relevantes”, analiza la ejecutiva.

Una segunda oportunidad

“En realidad yo nací hace 15 años”, dice entre risas Belén al hacer referencia a sus inicios en Coca-Cola. Más allá de la broma, hay algo de cierto en eso: su ingreso a la Compañía fue un punto de inflexión en su vida, que hasta ese entonces había seguido un camino más a tono con su formación como Licenciada en Economía y un posgrado en Sistema Bancario. “¡Es que soy corredora de bolsa! Empecé trabajando en un banco. Pero me aburría tanto que me dije que eso no era para mí. Entonces comencé un posgrado en Marketing y me propuse hacer algo distinto”, confiesa y cuenta que llegó a Coca-Cola como parte del programa de Jóvenes Profesionales.

“Pasé por todos los sectores de la Compañía, pero con el de Comunicación sentí un amor a primera vista. Enseguida supe que ése era mi lugar, que de ahí no me iba a ir más”, reconoce, mientras disfruta de un presente difícil de superar y piensa en lo que vendrá.

Si querés recordar algunas de las publicidades más famosas de Coca-Cola, leé esta nota