Impulsar propuestas sustentables para cuidar las fuentes de agua o garantizar su acceso y que, al a vez, generen cambios significativos y permanentes en comunidades vulnerables del país. Esos son los pilares detrás del Concurso de Agua, iniciativa que llevan adelante Fundación Vida Silvestre Argentina (FVS) y Coca-Cola Argentina, que acaban de anunciar la apertura de la convocatoria número 13. Desde su debut, en 2006, el certamen ya financió 30 proyectos que beneficiaron directa e indirectamente a 641.601 personas de 14 provincias.

El Concurso, cuya recepción de propuestas finalizará el 16 de diciembre, está abierto a organizaciones sin fines de lucro que presenten ideas que apunten a proteger y conservar cuencas –como sucedió en 2015 con el proyecto para recuperar un humedal en Ushuaia–, o bien para mejorar el acceso al agua en los sectores más carenciados, como ocurrió en 2017 con la construcción de depósitos para almacenar 160.000 litros de agua de lluvia en la provincia de Santa Fe; o, un año antes, con 100 familias misioneras que pudieron construir su propia red de agua potable.

“Para nosotros es una satisfacción muy grande el seguir trabajando en este concurso, apoyar a ONGs locales y empoderarlas para que lleven a cabo sus proyectos. Somos parte de algo que llega directo al corazón de las comunidades, como es el acceso al agua potable, un derecho básico que deberíamos tener todos”, sostuvo en diálogo con Journey Catalina Portela, Coordinadora de Desarrollo Institucional de FVS Argentina.

La edición 2019/20 del Concurso trae una buena nueva: cada iniciativa premiada recibirá $750.000 para llevar adelante el proyecto, cifra que casi duplica a la entregada este año. “La idea es que sea todavía más atractivo y que más ONGs presenten más proyectos y que éstos, a su vez, puedan alcanzar a una mayor cantidad de personas”, sintetizó Catalina.

Por su parte, Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola Argentina, señaló: “Lo más gratificante de este Concurso es su impacto social, nos permite trascender las fronteras de la Compañía e interactuar con el afuera. Para nosotros la sustentabilidad es un pilar y, en ese sentido, valoramos la creación de esta red de ejecución y de contención”.

Evaluados por expertos

Una vez cerrada la recepción de propuestas, el desarrollo del concurso tendrá dos instancias: en la primera, el jurado —integrado por miembros de Fundación Vida Silvestre y la Universidad de San Andrés— seleccionará a seis finalistas, que tendrán un plazo de 60 días para presentar una versión más completa de su proyecto. Luego, los miembros del comité evaluador debatirán para definir a los tres ganadores.

“Para nosotros es importante que las iniciativas se puedan replicar en otras comunidades, algo que les permitiría luego llegar a otras fuentes de financiamiento”, detalló Catalina. Y agregó: “Desde FVS trabajamos con todos los sectores de la sociedad, y el hecho de hacerlo con una compañía como Coca-Cola desde hace tantos años y alcanzando a tantos beneficiarios es toda una satisfacción”.

El Concurso de Agua se enmarca dentro del compromiso global de Coca-Cola de reponer a la naturaleza el 100% del agua utilizada en sus bebidas, una meta ambiciosa pero que gracias a los esfuerzos encarados se consiguió cinco años antes de lo previsto.

“Creemos que los vínculos a largo plazo son los más enriquecedores, y el Concurso de Agua es producto de una alianza coherente, que tiene impacto y es federal”, concluyó Catalina.

Si querés conocer el proyecto de la Asociación Civil La Higuera, en El Impenetrable chaqueño, uno de los ganadores de la última edición del Concurso de Agua, leé esta nota