El Huanglonbing (HLB) es la enfermedad más devastadora de los cultivos cítricos. Sus efectos son de rápida propagación y no tienen cura, al punto de que ya arrasaron con más del 30% de la producción mundial. Bajo la premisa de que la educación es la clave para disminuir su avance, esta temporada de verano se lanzó la campaña “Vos te movés, las plantas no” en puntos estratégicos de las rutas argentinas. La iniciativa busca generar conciencia sobre las graves consecuencias de traer al país plantas desde el exterior de manera clandestina, o incluso de trasladar material vegetal de una provincia a otra: aunque no nos demos cuenta, con ese simple acto podemos poner en peligro a una industria que emplea a más de 100 mil personas en 12 provincias del país.

Llevada a cabo por personal del Senasa con apoyo de Coca-Cola Argentina y la Federación Argentina del Citrus (Federcitrus), la acción comenzó el 23 de enero, aprovechando el movimiento de turistas por las vacaciones, pero se intensificó a partir del fin de semana largo de Carnaval. De esta manera, y al menos hasta Pascuas, quienes transiten por pasos interprovinciales estratégicamente elegidos de Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Misiones y Tucumán recibirán folletería de manos del personal del Senasa, que además responderá inquietudes sobre el tema.

“Nos enfocamos en dialogar con la gente y ofrecer información a los autos particulares que viajan hacia el norte”, explicó a Journey Roger Flores, referente de HLB del Senasa en Entre Ríos. Y amplió: “El balance hasta el momento es muy positivo. El HLB se erradica concientizando a la población, y ese es un trabajo de hormiga”. Así, con el comienzo del ciclo lectivo, la propuesta ahora es la de llevar la iniciativa a las escuelas, para que el mensaje llegue a los niños y se logren resultados también a largo plazo. 

Claves para transportar una planta saludable

El HLB se transmite a las plantas a través del Diaphorina citri –un insecto conocido informalmente como “chicharrita”– cuando éste es portador de la bacteria que causa la enfermedad. La infección no representa ningún riesgo para el ser humano, pero sí afecta a las plantas ornamentales y a los árboles de frutas como naranja, mandarina, pomelo y limón, devastando zonas citrícolas de todo el mundo. Como no tiene cura, la única medida eficaz contra él es prevenir su expansión ya que una vez infectada, la planta debe ser talada de raíz. En el estado de Florida, Estados Unidos, tras el paso del HLB sobrevivió apenas el 8% de la producción citrícola.

Ante este riesgo, el mensaje de #VOSTEMOVESLASPLANTASNO es claro: por un lado, desalentar el ingreso de frutas, plantas, flores o partes vegetales del exterior (más allá de si son cítricas o no; algo que, de hecho, está prohibido a nivel nacional). Por otro lado, que en caso de adquirir un ejemplar dentro del país y trasladarlo a otra provincia es importante que éste cuente con el aval del Instituto Nacional de Semillas (INASE) y que tenga su Documento de Tránsito Vegetal Electrónico (DTV-e), la única herramienta que permite trazar su origen.

Teniendo en cuenta que el citrícola es una de las piezas más importantes del sector agroalimentario nacional -destinado a consumo interno, la industria y la exportación-, Coca-Cola Argentina, en alianza con la Asociación de Citricultores de Concordia, colabora con el Senasa para multiplicar los esfuerzos preventivos y de monitoreo del HLB en la zona. Y ya comienzan a verse resultados alentadores de este trabajo conjunto: mientras desde 2017 se registraron 63 casos, en lo que va de 2020 todavía no se reportó ninguno.

Si querés conocer la opinión de Tim Gottwald, experto el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, sobre la situación del HLB en Argentina, hacé click acá.