El Convenio marco de colaboración firmado hace un año entre la Municipalidad de Puerto Iguazú, Coca-Cola Argentina, su socia embotelladora Arca Continental, organizaciones de la sociedad civil y diferentes cámaras y entidades locales, sigue avanzando: la ciudad famosa por sus Cataratas avanzó ahora con la puesta a punto de la planta de reciclaje y entregó a sus operarios uniformes y elementos de seguridad para que realicen sus tareas mejor preparados.

Luego de inaugurar los tres primeros Eco Puntos de la ciudad, Puerto Iguazú dio un nuevo e importante paso hacia una vida sin residuos. O dos, en realidad: en un mismo acto, la Cooperativa de Reciclaje Cataratas pudo volver a poner en funcionamiento la línea de separación de su enorme planta ubicada en las afueras de la ciudad, y sus operarios recibieron uniformes y equipamiento necesario para hacer su trabajo de manera segura.

La doble iniciativa forma parte del plan de trabajo de la Unidad Ejecutora del Convenio marco de colaboración para promover la economía circular, una iniciativa público-privada firmada en octubre de 2019 por la Municipalidad de Iguazú, Coca-Cola Argentina, su socia embotelladora Arca Continental, entidades locales y organizaciones de la sociedad civil, con el objetivo de que la ciudad, un emblema del ecoturismo gracias al Parque Nacional Iguazú y sus majestuosas Cataratas, genere un sistema de evaluación ambiental estratégico para disminuir la contaminación y preservar su entorno, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) de la ONU.

Luego de casi cinco años de funcionamiento ineficiente, en parte debido a que la ciudad no tenía un sistema de recolección diferenciada y los residuos secos llegaban casi todos mezclados con los húmedos, el predio de la Cooperativa necesitaba un reacondicionamiento general. Sobre todo, había que reemplazar la tolva para el ingreso del material a través de la cinta de clasificación, maquinaria que estuvo parada todo este tiempo. “Que haya vuelto a andar nos facilita un montón el trabajo, porque agiliza el giro de los materiales dentro de la planta”, explicó a Journey Julio Ferreira, Presidente de la Cooperativa de Reciclaje Cataratas.

En promedio, la planta de la cooperativa procesa unas 50 toneladas diarias de residuos totales (húmedos y sólidos). Por eso es clave que la cinta separadora haya vuelto a funcionar.

En el acto de puesta en marcha de la cinta de separación, del que participó el intendente de Iguazú Claudio Filippa, los 26 miembros de la Cooperativa recibieron equipamiento de trabajo como botas, guantes, pantalones, remeras identificatorias, gorras, barbijos, máscaras y alcohol en gel, elementos clave para trabajar siempre de manera segura, e indispensables para la gestión de residuos durante la pandemia. “Además es algo que dignifica. Hasta ahora los trabajadores no contaban con uniformes para cumplir sus tareas, así que esto les permite construir su propia identidad, sumar sentido de pertenencia e ir profesionalizándose en el camino”, resaltó Romina Saravia, Jefa de Comunicaciones y Responsabilidad Social Empresarial de Arca Continental.

Un cambio sostenido

La decisión de reparar la maquinaria dañada y la entrega de elementos de trabajo a la Cooperativa se enmarcan en el deseo de reforzar un esquema de economía circular que hoy procesa en promedio unos 800 kilos de plástico aptos para reconvertirse en materia prima. Esa cifra es posible gracias a las empresas de la zona que separan en origen y también a los nuevos Eco Puntos, que facilitan para los vecinos el destino de sus desechos reciclables.

“La Cooperativa es un eje de nuestra gestión de residuos”, aseguró Claudio Filippa durante el acto celebrado en su sede, al sur de la ciudad. Y agregó: “Ahora más que nunca es importante que todos en Iguazú separemos los reciclables, así el trabajo que se realiza en la planta rinde sus frutos”.

Coca-Cola participa de la iniciativa en el marco de su programa global Un Mundo sin Residuos, a través del cual se comprometió a recolectar y reciclar el equivalente al 100% de los envases que pone en el mercado para 2030. “Como parte del Sistema Coca-Cola, desde Arca Continental entendemos que la pandemia y sus complicaciones no nos pueden detener en la búsqueda de ese objetivo”, explicó Romina. Y concluyó: “Por eso nos pone tan felices que esa mesa a la que nos sentamos hace un año, cuando firmamos este convenio, se refleje en acciones concretas que implican un avance para la comunidad y para el cuidado de la biodiversidad de la región”.

Si querés saber más sobre las acciones de Coca-Cola rumbo a Un Mundo sin Residuos hacé click acá.