La Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo (IRR) avanza con paso firme en la Argentina. A un año de su implementación, el proyecto estratégico “Fortalecimiento del Ecosistema de Reciclaje Inclusivo en Argentina (2017-2019)”, que apunta a mejorar los sistemas públicos de gestión integral de residuos y que se reconozca el trabajo de los recicladores, ya tiene resultados para mostrar. Alejandro Gottig, Coordinador Programático de Fundación Avina, socia fundadora y unidad ejecutora de la IRR, charló con Journey sobre los primeros 12 meses de vida de este ambicioso plan, que arrancó en siete municipios argentinos.

“En este primer año logramos recuperar más de 120 toneladas de PET al mes y alcanzamos 1.900 toneladas de todos los materiales combinados”, informa Alejandro, que aclara que la meta es llegar a 250 toneladas mensuales de PET y 2.900 toneladas totales. “El balance es positivo, además, porque hemos logrado poner en marcha el proyecto, tenemos definidas las siete ciudades iniciales en las que trabajaremos (aunque tenemos más en vista y seguramente trabajaremos en al menos 10) y definimos la línea de base y los planes de mejora que vamos a tener en cada una”, agrega.

Para la IRR, un proyecto estratégico consiste en una intervención ecosistémica en un país determinado, en el que se pretende dar un salto en la instalación de sistemas de reciclaje. “Argentina es uno de los ocho países latinoamericanos en lo que tenemos uno”, señala el hombre que dejó de lado su carrera como ingeniero mecánico dentro de la industria automotriz para dedicarse por completo a la sustentabilidad.

Los socios de la IRR, plataforma que se creó en 2011 y ha implementado acciones en 15 países de América Latina, se reunieron a comienzos de 2018 para analizar el estado de su iniciativa en el país. El Fondo Multilateral de Inversiones, la División de Agua y Saneamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Coca-Cola Latinoamérica, PepsiCo Latinoamérica, la Red Latinoamericana y del Caribe de Recicladores y Fundación Avina, fueron los socios fundadores de la IRR. Pero el proyecto estratégico local está co ejecutado entre Avina y Cempre (Compromiso Empresarial para el Reciclaje).

Apuesta al futuro

Las siete ciudades argentinas que se sumaron al desafío de apostar por el reciclaje inclusivo son Buenos Aires (CABA), Mendoza, Córdoba, Bariloche (Río Negro), Rafaela (Santa Fe), Marcos Paz y San Miguel (Buenos Aires), pero Alejandro revela que recibieron consultas de al menos otras 12 localidades del país. El objetivo, cuenta, es trabajar con cooperativas locales –como “El Álamo” (Buenos Aires) y “Los Carreros” (Córdoba)– para  recuperar plástico PET y otros materiales reciclables.

Según el representante de Avina, sólo se podrán alcanzar las metas propuestas si se consigue que las cooperativas de recicladores obtengan la formalización profesional y el reconocimiento que merecen, ya que a nivel nacional muchas de ellas todavía se desempeñan de manera informal. Precisamente, el 1º de marzo se celebró el Día del Reciclador en América Latina y el Caribe, una jornada con la que se buscó reivindicar la figura de quienes apuestan por el reciclaje como una manera de lograr inclusión social. “Para la IRR es un día importante, que celebramos y tratamos de visibilizar. Buscamos destacar el rol del reciclador como prestador de un servicio ambiental a la ciudadanía”, recalca.

En este sentido, un punto estratégico del proyecto es que el trabajo de los recicladores debe estar articulado con las políticas municipales. Y  hace un llamado a los ciudadanos: “Sería bueno que la sociedad en su conjunto sea consciente de estos mecanismos, para que pueda hacer su aporte y se logre instalar definitivamente un proceso de economía circular en la región”. A los gobiernos, en tanto, Alejandro les pide generar mayor información pública referida a la gestión de residuos.

Tamién desde la industria se pueden dar pasos importantes. En enero de 2018, por ejemplo, Coca-Cola presentó Un Mundo Sin Residuos, su nueva iniciativa global en materia de envases que apunta a recoger y reciclar el 100% del equivalente a todas las latas y botellas que The Coca-Cola Company comercialice a nivel mundial para 2030. “Aplaudimos y apoyamos este tipo de proyectos”, se entusiasma Alejandro. Y concluye: “Es una iniciativa plena de sentido y que tiene mucho que ver con nuestra estrategia desde el punto de vista de la economía circular”.

Si querés saber más sobre las iniciativas en el país para fomentar el reciclaje hacé click acá.