Diez años atrás, la Compañía Coca-Cola se propuso a nivel global una meta que parecía lejana: reponer a la naturaleza el 100% del agua que el Sistema Coca-Cola utiliza en sus bebidas y procesos productivos. Sin embargo, en 2015, cinco años antes de lo previsto, no sólo se convirtió en realidad aquel sueño global, sino que además Coca-Cola de Argentina, que acompañó la apuesta desde el primer momento, también logró alcanzar el ambicioso objetivo.

En el marco de la Semana Mundial del Agua, que este año se celebra del 25 al 30 de agosto bajo el lema “Agua para la sociedad: incluidos todos”, aprovechamos para repasar los proyectos y las alianzas que en Argentina le permiten a la Compañía seguir cumpliendo con el compromiso de cuidar el agua de todos:

  • Desde 2006 organiza junto a Fundación Vida Silvestre el Concurso de Agua, que anualmente premia iniciativas que apuntan tanto a la protección de cuencas y humedales como al acceso al recurso por parte de comunidades carenciadas o vulnerables. En estos 12 años, un total de 640 mil personas de 13 provincias mejoraron directa e indirectamente su calidad de vida gracias a los 30 proyectos que resultaron ganadores.  
  • La Compañía también trabaja en alianza con la empresa social Proyecto Agua Segura para llevar filtros microbiológicos a zonas donde no tienen agua potable, y bebederos a escuelas para promover la hidratación entre los alumnos. Con la instalación de 594 filtros y 30 fuentes de agua se mejoró el acceso y la calidad del recurso para unas 40 mil personas de zonas vulnerables del país.
  • Por otro lado, Coca-Cola de Argentina integra el acuerdo multisectorial que dio origen al primer Fondo de Agua del país, creado para proteger la cuenca del río Mendoza y contribuir con la seguridad hídrica de la provincia.

Al mismo tiempo, puertas adentro la Compañía aplica una estricta política de cuidado de agua, vinculada al tratamiento de las aguas residuales en las plantas embotelladoras y a un menor uso de agua en los procesos productivos: se redujo un 23% desde 2006.

Un excelente ejemplo de cómo esa política atraviesa todas las acciones de la Compañía es la nueva sede corporativa de Coca-Cola en el país, que fue construida teniendo en cuenta los más altos estándares en el uso eficiente de energía, agua, materiales y el manejo de los desechos. A tal punto que recibió la certificación LEED Platinum, la máxima distinción para edificios sustentables a nivel mundial. Entre otras cosas, la edificación se destaca por poseer espacios verdes en los que se plantaron especies autóctonas que permiten absorber gran parte del agua de lluvia y, al mismo tiempo, retrasar el escurrimiento de agua, que se dirige a un tanque de recupero de 70.000 litros de capacidad. Allí ingresa a un proceso de filtrado y luego se la emplea para descargas en baños, riego y el uso de las torres de enfriamiento. De esta forma, toda el agua de lluvia es reutilizada dentro del edificio. Un compromiso asumido 10 años atrás que vive en el día a día de todo el equipo de Coca-Cola.

Si querés leer la entrevista a Greg Koch, Director Senior de Manejo Global de Agua de Coca-Cola, hacé click acá