Quienes más comprometidos están en el cuidado del ambiente afirman que a veces son los pequeños cambios los que generan grandes transformaciones. Con ese espíritu, Coca-Cola Argentina acaba de lanzar Sprite Clear, la nueva botella de Sprite que abandona su icónico color verde para volverse transparente y así ser más amigable con nuestro entorno.

“Seamos más claros, seamos verdes” es el mensaje con el que Coca-Cola Argentina reafirma su compromiso de cuidar el planeta. Es que el cambio de color significa una enorme diferencia a la hora de que esos envases se reincorporen al círculo virtuoso del reciclaje y se puedan convertir en nuevas botellas o, incluso, en nuevos objetos.

“Las botellas de plástico las utilizamos todos los días, por eso es muy importante que se tome conciencia de que es un material que podemos reciclar de manera muy fácil. Sin embargo, los plásticos pigmentados pueden presentar una mayor complejidad en el proceso de reciclaje, ya que lleva más tiempo conseguir las cantidades necesarias para las entregas a las plantas recicladoras y permanecen más tiempo acopiados, mientras que los transparentes se pueden reinsertar mucho más rápido en el circuito, y nos permiten reunir una mayor cantidad de toneladas”, explicó Noelia Segovia, Presidente de la Cooperativa Creando Conciencia.  

Con el lanzamiento de Sprite Clear, Argentina se convirtió en uno de los países pioneros en la región y el mundo en adoptar este nuevo envase que ya se utiliza en países como Alemania, Gran Bretaña, Noruega, Sudáfrica, Ecuador, Uruguay y Filipinas y que pronto se implementará también en Chile, Paraguay y Bolivia.

“Queremos contribuir con un cambio tangible y positivo para el planeta. Por eso, enfocamos nuestros esfuerzos en acciones hoy que sienten las bases para un futuro mejor. Hacer negocios de la manera correcta en todas las comunidades en las que operamos es nuestra responsabilidad para poder alcanzar nuestras metas de desarrollo sostenible, y eso empieza por lo que producimos. Estamos muy orgullosos de que una marca tan querida e icónica como Sprite evolucione hacia un camino más sustentable”, aseguró María Julia Verra, Directora de Marketing de Coca-Cola Argentina, Uruguay y Paraguay.


En la actualidad, en Argentina los envases de la Compañía son 100% reciclables, y  Sprite Clear viene a aportar un nuevo incentivo para que la cultura del reciclaje se extienda cada vez más en el país.

Apuesta al futuro

La introducción de la nueva botella de Sprite en Argentina se inscribe en el marco de Un Mundo Sin Residuos, el compromiso asumido por la Compañía de la mano de su red global de socios embotelladores para recolectar y reciclar a nivel global el 100% de los envases que pone en el mercado para 2030. Se trata de una ambiciosa iniciativa que eleva la vara en el camino por volverse más sustentables y que Coca-Cola Argentina transita a paso decidido. 

A través de Un Mundo Sin Residuos, la Compañía Coca-Cola también se comprometió a nivel global a que para el año 2025 el 100% de sus empaques sean reciclables (meta ya alcanzada en Argentina) y que se elaboren con al menos 50% de PET reciclado. En paralelo, la Compañía continúa impulsando el uso de envases retornables de plástico y de vidrio, que en el país representan el 40% de las ventas y pueden reutilizarse hasta 12 y 35 veces respectivamente, lo que reduce significativamente la huella de carbono y contribuye al ahorro de un 80% de PET virgen.  En definitiva, se trata de buscar diversas maneras de potenciar los engranajes de la economía circular.

Si querés saber más acerca del trabajo de Coca-Cola Argentina para cuidar el ambiente podés visitar esta sección.