Como ocurre todos los años desde 1974, el 5 de junio se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente. Así, se realizaron actividades de distinto tipo y color en diversas partes del mundo, una manera de cumplir con el objetivo central de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) al instaurar la jornada internacional: generar conciencia sobre asuntos ambientales apremiantes.

En ese contexto, Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola Argentina, participó del panel “Tierra, residuos y reciclaje” durante la jornada de Conciencia Ambiental, organizada por la ONG Conciencia Temprana en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Allí compartió el escenario con Patricia Galván, Coordinadora del Programa de Reciclado de la Fundación Garrahan, y Florencia Thomas, Gerente de Relaciones Institucionales del CEAMSE.

“El residuo más problemático es el que se maneja mal. La culpa no es del residuo ni de los materiales, sino de qué hacemos nosotros con ellos”, afirmó Mariale, quien aprovechó para contarle al público –alumnos de escuelas secundarias– de qué se trata la iniciativa global Un Mundo Sin Residuos, con la que la Compañía Coca-Cola se comprometió a recuperar y reciclar para 2030 el equivalente al 100% de los envases que pone en el mercado. “En la medida en que generemos circuitos de economía circular, podremos recuperar los materiales, reusarlos y reciclarlos. Al reaprovecharlos dejan de ser un residuo y, por lo tanto, dejan de ser un problema”, graficó Mariale.

Los tres pilares clave de Un Mundo Sin Residuos son diseño, recolección y asociación con los consumidores. “La idea es trabajar primero en evitar que se genere el residuo”, resaltó Mariale. Y agregó: “La botella tiene que cumplir una función, que es proteger lo que contiene. Entonces, ¿cómo podemos diseñar nuevos materiales más ecoeficientes,  envases más fáciles de reciclar y que, a la vez, requieran menor cantidad de material? ¿Cómo podemos reutilizar?”, planteó. Como una manera de dar respuesta al último interrogante, Coca-Cola lanzó en Argentina la campaña “Vivamos más retornable”, que apunta a recuperar el hábito de usar envases retornables, una medida importante para cuidar el planeta: cada botella plástica retornable se reutiliza hasta 12 veces.

La ecuación que promueve la Compañía apunta directo a la sustentabilidad: menor uso de materia prima en los envases, reutilización de botellas de plástico y vidrio (mayor retornabilidad) y reciclado de los empaques que no sean retornables.

Mariale precisó que en la actualidad tres de cada diez botellas de PET no retornables se reciclan y que los envases plásticos ya contienen un 11% de resina reciclada. El objetivo es llegar al 50% para 2030. “Es un principio para empezar a cerrar este círculo de economía circular”, explicó al auditorio.

Sin dudas, el compromiso del sector privado es clave para intentar resolver uno de los desafíos más grandes que enfrenta el medio ambiente como es la gestión de los residuos. Pero pequeñas acciones cotidianas también ayudan: es importante estar atentos a separar la basura en casa y reutilizar y reciclar siempre que se pueda.

Si querés saber los avances logrados durante el primer año en vigencia de Un Mundo Sin Residuos, leé esta nota.