En épocas en la que la crisis ambiental nos trae algo de desánimo de cara al futuro, recibir una buena noticia es motivo de alegría: en la Argentina reciclamos cada vez más. Un relevamiento de Ecoplas, la única entidad técnico-profesional del país en especializarse en plástico y ambiente, determinó que durante 2018 en el país se reciclaron como materia prima 241.000 toneladas de plástico, cifra que confirma la tendencia positiva sostenida a lo largo del tiempo y que da cuenta de que en la última década se cuadruplicó el volumen de plástico reciclado. De ese total, un 26% corresponde a envases.

Para elaborar el informe se recurrió a datos aportados por la industria de materias primas plásticas y de la Cámara Argentina de la Industria de Reciclados Plásticos (Cairplas), y se tuvo en cuenta el consumo hogareño, el industrial y el agropecuario.

En diálogo con Journey, la Directora de Ecoplas, Verónica Ramos, se mostró conforme con los números, aunque advirtió que todavía hay mucho margen para mejorar. Pero lo bueno es que las condiciones técnicas están dadas para hacerlo: “Pese a que los rellenos sanitarios están colapsados, la industria recicladora todavía tiene un 60% de capacidad ociosa. Esto es importante porque, además del cuidado del ambiente, también significa que si separásemos más, el sector podría duplicar su oferta de fuentes de trabajo”, destacó.

COCO_NIZ_EL_CORRE_CAMINO
El 98% de los argentinos quiere que el reciclaje sea obligatorio. 

En paralelo, otro estudio encargado por Ecoplas a la consultora Opinaia reveló que el 98% de las personas encuestadas quiere que el reciclado sea obligatorio, y que el tema pasó a estar en boca de todos. “Ahora figura entre los intereses primordiales de las personas, cosas que antes no sucedía. La gente quiere separar, pero muchas veces no sabe cómo”, explicó Verónica.


¿Qué hace falta para dar el gran salto cuantitativo? Para la titular de Ecoplas no hay dudas: políticas públicas y educación. “Los más jóvenes tienen el tema muy presente y eso está muy bien, porque nos ayudan a los adultos a comprender la realidad. Lo vemos día a día en las escuelas, a donde vamos a dar capacitaciones a los niños y a los docentes. Hace falta que el tema esté en nuestra sangre, entender que si nos vamos de vacaciones y dejamos nuestros residuos en la playa estamos cometiendo un crimen ambiental. El uso responsable, la separación en origen y el reciclado nos permitirán generar un esquema de economía circular tal como sucede en Europa desde hace tantos años”, concluyó.


Si querés conocer el trabajo de la cooperativa de reciclaje Creando Conciencia, leé esta nota