El nombre de la zona lo dice todo: “El Impenetrable”. Y es que aquí abunda una vegetación densa y cerrada en medio de un calor infernal que, de la mano de la gran escasez de agua, convierten a esta región chaqueña en un lugar complicado para la subsistencia. Hasta esta zona semitropical viajó Journey para conocer de manera directa el trabajo del centro de salud y nutrición La Higuera, ubicado en el paraje “Las Hacheras”.

Lejos de los fríos centros médicos urbanos, el calor de El Impenetrable golpea sobre la construcción en la que funciona. Las fotos en las paredes muestran, en distintas situaciones, a los médicos que recorren kilómetros para brindar asistencia a aquellos que parecen olvidados: pesando a un bebé en una balanza en medio de un camino de tierra o vacunando a una nena bajo el techo de una sala improvisada. El consultorio bien equipado, con un depósito lleno de medicamentos donados y de historias clínicas que dan cuenta de los años de trabajo, es el escenario en el que atiende el equipo que lidera el pediatra Gustavo Farruggia, fundador y actual director de La Higuera.

“Empezamos como una casa de pediatría, después pasamos a ser una casa de salud rural, luego un lugar de atención y entonces dimos un giro y nos conectamos con el tema del agua. Nos pasó de encontrarnos a nosotros mismos sin agua y descubrimos este contexto durísimo con esta problemática”, relata Gustavo y da cuenta, al mismo tiempo, de por qué decidieron presentarse al Concurso de Agua. Entonces, explica que el clima de la zona se caracteriza por los extremos de calor durante la primavera y el largo verano  -la media de temperatura ronda los 37°- y por la sequía prolongada de abril a noviembre.

Con su proyecto “Sistema de provisión y almacenamiento de agua para el centro de nutrición materno-infantil para familias wichís y criollas de El Impenetrable”, la Asociación Civil “La Higuera” resultó ganadora de la última edición del Concurso de Agua que desde hace 12 años organizan Coca-Cola de Argentina y Fundación Vida Silvestre, con apoyo de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

El premio de $380.000 que otorga el certamen será destinado a consolidar el trabajo que realiza el centro de salud y, así, mejorar la atención que desde 2018 brinda a 3.500 familias criollas y wichís de la zona. Está prevista la compra de dos tanques de agua de 10.000 litros cada uno, la instalación de un sistema de riego por goteo para la huerta y otro de captación de agua de lluvia con canaletas en los techos. Además, se comprará una nueva bomba de agua y a través de un sistema de ósmosis inversa se desalinizará el agua subterránea. El objetivo no es sólo proveer agua para las actividades que se desarrollan en el centro, sino también para que las propias familias puedan llevar bidones a sus hogares.

“Una de las cosas valiosas de este Concurso es que nos permite apuntalar el trabajo de aquellas instituciones pequeñas a las que, de otra manera, les es complicado acceder a financiamiento para concretar sus iniciativas. Y, al mismo tiempo, nos ayuda a poder crear una gran red de ONGs”, celebra Mariale Álvarez,  Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola de Argentina

Manuel Jaramillo, Director General de Fundación Vida Silvestre Argentina, viajó para conocer de primera mano el lugar y ver los potenciales efectos del premio. “Tenemos la posibilidad de apoyar a esta institución que realiza un trabajo integral muy fuerte, donde el agua es uno de los elementos principales para asegurar una calidad alimenticia, una calidad de salud”, asegura. “Lo que hacemos con este premio es dar un incentivo más para que esta organización siga haciendo un gran trabajo en esta localidad que tanta necesidad tiene”, agrega mientras recorre el lugar con Gustavo y su equipo. Para ellos el premio llega como una lluvia refrescante, luego de años de sequía.


Si querés saber más sobre el Concurso de Agua hacé click acá