Esta es una historia de esperanza en tiempos de desesperación: la grave escasez de agua estaba agotando las perspectivas de un futuro mejor para los habitantes Kupiya, una aldea en Chhatarpur, Madhya Pradesh (India), quienes dependen de la agricultura como principal fuente de sustento.

Fue aquí donde Anandana –la Fundación Coca-Cola India– junto con la ONG Haritika, emprendieron un trabajo de reabastecimiento de agua bajo el proyecto Wadi, una iniciativa del Banco Nacional para el Desarrollo Agrícola y Rural (NABARD). Wadi es un programa destinado a ayudar y asistir a pequeños agricultores en todas las instancias vinculadas con el proceso productivo. El programa aborda una serie de cuestiones clave en el desarrollo de estas aldeas, como la conservación del suelo, los recursos hídricos y el desarrollo agrícola, el empoderamiento de la mujer y la atención sanitaria.

Kariman Adivasi, uno de los habitantes de Kupiya, echa un poco de luz sobre la dura situación de la aldea y sobre cómo apenas con un estanque se pudo generar una marejada de prosperidad.

“Mi casa tiene aproximadamente dos hectáreas de tierra, pero está en un lugar donde no había agua disponible para el riego. Eso hizo que nuestra tierra fuera infértil y que nosotros fuéramos muy pobres. Cuando el equipo de Haritika vino a nuestra aldea con el proyecto de desarrollo Wadi prometió traernos prosperidad a todos los aldeanos mediante la perforación de pozos y la construcción de estructuras de captación de agua. De acuerdo con las necesidades de los aldeanos, Haritika perforó tres pozos, pero desafortunadamente en ninguno de ellos se encontró agua. Para entonces, la mayoría de la gente de nuestra aldea había perdido la esperanza”, contó Kariman.

“Sin embargo –agregó–, algunos de nosotros no dejamos que nuestras esperanzas se desvanecieran. Después de unas pocas semanas, y antes de la temporada de lluvias, Haritika volvió a intentarlo y construyó un estanque con el apoyo de Anandana, la Fundación Coca-Cola India, que se inundó con el agua de las lluvias”.


“Ya con agua disponible en el estanque retomamos el proyecto Wadi y plantamos árboles jóvenes en nuestras granjas. Después se hizo una nueva perforación, que esta vez fue exitosa. Se instaló en el pozo una bomba de agua que funciona con energía solar,  así que ahora también las comunidades cercanas comenzaron a recibir abundante agua para riego y otros fines”, continuó el aldeano.

“Esto fue un verdadero suceso que nos cambió la vida. Ahora todos estamos cosechando los frutos de nuestro trabajo. Junto a mi familia plantamos unas tres mil plantas y cultivamos hortalizas en nuestra tierra. Dado que el agua ya está disponible en abundancia, el trabajo agrícola volvió a la normalidad. Todo esto fue posible gracias a ese estanque que ‘recargó’ la tierra e hizo de este milagro una posibilidad real. Ahora todos somos felices”, aseguró radiante Kariman.

En Kupiya se construyeron además dos diques de contención, que ayudaron a elevar los niveles de agua subterránea en la aldea y en las zonas cercanas.

En el marco del proyecto Wadi, Haritika proporcionó biopesticidas, biofertilizantes, plantas de cercado y plantas de cultivo intercalado a los agricultores. También los ayudaron a cavar pozos dentro de sus tierras y a plantar semillas.

Como el proyecto de reposición de agua se basó en un enfoque centrado en el aprovechamiento de la cuenca fluvial, se construyeron además una serie de estructuras de captación de agua que crearon un potencial de recarga de más de 149 millones de litros. Esto permitió proveer agua a los habitantes de Sigrampura, Amarpura, Agra, Ramnagar, Kupiya, Singrampura y Amroniya.

“Hartika es la primera ONG que se asocia con Anandana”, explicó Avani Mohan Singh, miembro fundador de Haritika.


“Gracias a esta asociación trabajamos en siete proyectos y logramos crear un potencial de reposición de más de 2.500 millones de litros en la región de la cuenca del río Banne, que satisface las necesidades de riego de más de 3.520 hectáreas de tierra. Además, se pudo crear un potencial de reposición de agua de más de 600 millones de litros en la cuenca del río Kupiya del bloque Jaitpur, que ayudó a regar más de 4 mil hectáreas de tierra”, siguió Singh. Y concluyó: “Junto con Anandana desarrollamos también dos aldeas modelo en Patna y Chandanpura: estamos muy agradecidos y esperamos que podamos seguir juntos en nuestro camino hacia el desarrollo”.