La Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió apostar por una nueva herramienta para medir y calcular el impacto social y ambiental que generan las empresas y las ciudades en todo el mundo. La metodología elegida es conocida como “B Impact Assesment” y es la que utiliza Sistema B, una organización que trabaja desde hace seis años en Argentina y otros países de Latinoamérica asesorando a compañías que más allá del rédito económico buscan generar un impacto positivo en el medio ambiente y la sociedad. 

“La ONU anunció su voluntad de impulsar la Evaluación de Impacto B como metodología y ahora lo que está en proceso es la definición de las preguntas del test de auto-evaluación que deberán contestar las empresas. Se trata de un gran aval, un acuerdo que nos permite aportar nuestro método de evaluación para que las compañías, corporaciones o ciudades comprueben si están alineadas o no con sus objetivos de cambio”, detalla a Journey Francisco Murray, Director Ejecutivo de ‘Sistema B’ Argentina.

Básicamente, las Naciones Unidas impulsan las métricas del ‘Sistema B’ para ayudar al sector privado a evaluar, comparar y mejorar su desempeño en relación con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Conocidos también como Objetivos Mundiales, los ODS son un llamado universal a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad: son 17 metas, que se basan en los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, pero incluyen nuevas esferas como el cambio climático, la desigualdad económica, la innovación, el consumo sustentable y la paz y la justicia, entre otras prioridades.

Argentina y la “movida B”

Las ‘empresas B’ se multiplican por todo el mundo. Se trata de compañías que mediante ideas innovadoras buscan generar triple impacto: modifican su modelo de negocios –su sistema de gestión y producción– para hacerlo más respetuoso con el medio ambiente y con la sociedad en general. Pero no todas las firmas de este tipo son Empresas B, sino que para adquirir esa condición –cuya  letra “B” proviene de la palabra “beneficio”– las compañías se comprometen a medir su huella a través de la fiscalización sobre sus actividades que realiza Sistema B.

Esta revolución sustentable que se apoya en la llamada “economía integrada” comenzó hace 11 años en Estados Unidos y Canadá, donde una organización llamada B Lab comenzó a acreditar como “B Corps” a las empresas que cumplían con sus requisitos sustentables. Más tarde, el movimiento se extendió a Europa y Asia. Y claro, también llegó a la Argentina.

Según Francisco, en la actualidad hay en el país 75 empresas avaladas por Sistema B, mientras que otras 1000 están empezando a aplicar sus métricas. La apuesta es que en un futuro las empresas de todo el país se sometan a una evaluación voluntaria para después compartir sus mediciones de impacto económico, social y ambiental.

“Acabamos de lanzar el índice de triple impacto para convocar a las compañías más representativas del país a que usen nuestra herramienta de evaluación y así lograr una medición colectiva. Si la usan empresas que compiten podríamos tener una buena muestra y se podrían tomar decisiones más generales”, asegura Francisco.

Diversas cámaras empresariales ya están trabajando bajo el paraguas de ‘Sistema B’ y convocando a sus asociados para construir un diagnóstico sobre el impacto social y ambiental que genera el sector privado, lo que finalmente podrá convertirse en una herramienta de gestión. “Hay que ver a las compañías de forma integral, abarcando su política de gobernanza; su política con los trabajadores; su cadena de valor; su política medioambiental y su impacto sobre sus clientes”, explica Francisco. Y celebra el acuerdo alcanzado con la ONU para que, a nivel global, el sector privado se sume al esfuerzo de los gobiernos y la sociedad civil y se logren alcanzar, para 2030, las ambiciosas metas establecidas por los ODS.

Si querés saber más sobre el compromiso de Coca-Cola con el medio ambiente visitá esta página.