Motivados por aportar su particular granito de arena para construir un mundo mejor, 1.800 destacados jóvenes de entre 18 y 30 años de 190 países –entre ellos, 80 elegidos por la Compañía Coca-Cola– se reunieron en la última edición del One Young World, celebrado en La Haya. Allí debatieron posibles soluciones a los problemas más urgentes de la Humanidad: desde el cambio climático hasta las crisis de los refugiados, pasando por el desempleo juvenil y la pobreza.

Los asistentes escucharon a representantes de las principales compañías del mundo, de organizaciones no gubernamentales y a influyentes personajes como Bob Geldof, músico y activista; Akon, cantante y emprendedor social; Christiana Figueres, “arquitecta” del Acuerdo de París contra el cambio climático; y Mark Tewksbury, uno de los pocos campeones olímpicos que han hablado públicamente sobre su homosexualidad.

Planes ambiciosos para reducir los residuos plásticos

Ulrike Sapiro, Global Senior Director, Water Stewardship & Sustainable Agriculture en The Coca-Cola Company, y Joe Franses, Vicepresidente de Sostenibilidad de Coca-Cola European Partners, abordaron con los líderes del mañana el problema de la contaminación marina por los residuos plásticos. Los dos presentaron los planes de la Compañía para lograr un mundo sin residuos.

Ulrike y Joe destacaron los esfuerzos que se están realizando, por ejemplo, a la hora de diseñar envases más sustentables o para concientizar sobre la importancia del reciclaje. Citaron las innovadoras máquinas dispensadoras Coca-Cola Freestyle, que permiten reducir el impacto ambiental de los envases, ya que las bebidas se presentan en vasos o, incluso, se pueden disfrutar desde botellas reutilizables compatibles con estos dispensadores. También hablaron del programa Zero-Waste Cities puesto en marcha en Grecia, que convierte los residuos de botellas de plástico PET en mobiliario para espacios públicos.

“El mundo tiene un problema de residuos plásticos; nuestra responsabilidad es ayudar a resolverlo”, dijo Ulrike, y agregó que una empresa por sí sola no puede hacer frente a un desafío de tal magnitud, por lo que convocó al sector privado, sector público y sociedad civil a aunar esfuerzos.

Parte de un movimiento global

Los delegados de Coca-Cola que asistieron a One Young World regresaron a sus países llenos de entusiasmo, energía y con nuevas amistades. A modo de ejemplo, reproducimos cuatro testimonios que se compartieron a través de Journey:

  • Katerina Saraki, IPM Manager y DME Controller para Grecia, Chipre y Malta: “Tras hablar con quienes habían acudido a la cita el año anterior, mis expectativas eran altas. Ahora puedo decir que One Young World ha sido uno de los momentos que recordaré en Coca-Cola. Tuve la oportunidad de conocer e intercambiar impresiones con colegas de otras divisiones de la Compañía, así como con representantes de otras compañías internacionales, jóvenes empresarios y mentores muy inspiradores”.
  • Anastasia Rekshinskaya, FO Business Analyst en Rusia: “Disfruté mucho de los expositores, todos muy comprometidos con hacer del mundo un lugar mejor, más seguro, más sustentable y más brillante. Me emocionó el discurso de Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz en 2006, quien instó a los jóvenes a hacer lo posible por mejorar sus empresas y comunidades”.
  • Alkistis Houliarakis, Communications Manager de la división de The Coca-Cola Company para Europa Occidental: “El tema de la contaminación plástica de mares y océanos salió a relucir a lo largo de todo el evento. Debemos seguir centrados en adoptar las acciones y las soluciones correctas, en unirnos a los compañeros de viaje idóneos y en comunicar con eficacia lo que estamos haciendo. Debemos continuar trabajando al ritmo actual, en todos los niveles del negocio”.
  • Bieke Biesbrouck, Sr. Brand Manager Flavours & Adult BeLux: “Me impresionó el inmenso empuje de la comunidad joven internacional para hacer cosas que tengan un impacto positivo, mejorando el mundo y la vida de la gente que vive en él. Deberíamos hablar menos y empezar a hacer más. Ser motores del cambio depende de nosotros mismos”.