En un mundo superpoblado, en el que el exceso de desperdicios se está transformando en una verdadera amenaza ambiental, se necesitan soluciones urgentes y sostenibles en el tiempo. Así, en enero de 2018 la Compañía Coca-Cola presentó su programa global “Un Mundo sin Residuos”, que incluye el ambicioso objetivo de recolectar y reciclar para 2030 el equivalente al 100% de cada botella o lata que ponga en el mercado.

Si bien en estos 15 meses la iniciativa ha ido avanzando de diversas maneras en los distintos países en los que opera, hoy la noticia la aporta Perú, que acaba de lanzar el primer envase hecho 100% a partir de botellas recicladas, un verdadero hito para la Compañía en Sudamérica y para la industria en el país.

El camino de innovación que Coca-Cola Perú y Arca Continental Lindley –su socio embotellador en ese país– vienen transitando desde hace años en materia de impulso a la economía circular, hoy vuelve a marcar un hito con las primeras botellas de agua San Luis de 625ml hechas 100% de resina reciclada.

Este diseño obtenido en su totalidad a partir de botellas recicladas se enmarca en el objetivo de impulsar una nueva vida para los empaques: en vez de convertirse en residuos, las botellas de plástico que se descartan vuelven a tener valor al convertirse en nuevos envases. Un ciclo “verde” que permite reducir el impacto ambiental del uso de plástico.

“Este lanzamiento forma parte de ‘Un Mundo sin Residuos’, la iniciativa global de la Compañía Coca-Cola que tiene como objetivo ayudar a recolectar y reciclar el equivalente al 100% de los empaques para el año 2030 y fabricar botellas con mayor material reciclado. Al mismo tiempo, es una manera de consolidar los principios de reducir, reutilizar y reciclar en las comunidades en las que operamos”, destaca Thiago Coelho, el recientemente nombrado Gerente General de la Compañía Coca-Cola en Perú.

Con esta acción, Coca-Cola Perú y Arca Continental Lindley superan de manera voluntaria la meta de incorporación de plástico reciclado en la fabricación de nuevos empaques, señalada en el Acuerdo de Producción Limpia, firmado el año pasado con los ministerios del Ambiente y la Producción de ese país.

“Con el lanzamiento de este nuevo envase hecho 100% de botellas recicladas, reafirmamos nuestro compromiso con la inversión en nuevas tecnologías que nos permitan seguir innovando e incrementando la utilización de material reciclado”, explica Juan Félix Alba, Gerente General de Arca Continental Lindley.

Ciclo virtuoso

El reciclaje del plástico PET de grado alimenticio pasa por un sofisticado proceso antes de creación de nuevas botellas. La transformación implica etapa de lavado, molido, fundido y fusionado para generar una nueva botella. En Perú este circuito está a cargo de San Miguel Industrias.

Esta nueva botella es totalmente reciclada y reciclable, lo que significa que al terminar su ciclo de vida se convierte nuevamente en otra botella. Este es un objetivo que persigue la Compañía en toda la región. En la actualidad, el 100% de sus empaques, tanto de PET como de vidrio y Tetra Pak, son reciclables.

Si quieres conocer más sobre las iniciativas de Perú en empaques sustentables, puedes hacer click aquí. Y si te interesa saber cómo trabaja PetStar, la planta de reciclado de PET grado alimenticio más grande del mundo, lee esta nota.