Con los últimos rayos de un sol invernal de viernes se terminaba también una semana agitada en Buenos Aires, pero nada impidió que muchos desafiaran sus propias energías para participar del evento anual de la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVS): al igual que en 2018, la segunda edición de “Yurumí: charlas con los pies en La Tierra” convocó en el Centro Cultural de la Ciencia a los principales referentes en materia ambiental de la Argentina. Pensada como un verdadero punto de encuentro, la jornada se caracterizó por el espíritu comunitario que estuvo presente en todo momento; desde la fila para ingresar hasta el último aplauso que sonó dentro del auditorio, ya bien entrada la noche.

La primera parte del encuentro puso en el centro de la escena a los representantes de distintos colectivos ambientales, de orígenes variados, pero que coincidieron en algo: no hay más tiempo que perder. “Pertenezco a una generación que tiene la responsabilidad de abocarse a estas demandas y por eso soy optimista”, señaló Bruno Rodríguez, activista de Jóvenes por el Clima. Y agregó: “Creo que a futuro tenemos mucho por luchar, pero siento que por lo que estamos haciendo en el presente hay garantías de que se lleven adelante transformaciones importantes y en la dirección que nosotros queremos”. Bruno, de 19 años y el único argentino seleccionado por la Organización de las Naciones Unidas para participar de la Cumbre de la Juventud sobre el Clima en Nueva York, compartió el panel con Laura Rocha, de Periodistas por el Planeta; Alexandra Sposznikow, Coordinadora del Foro para la Conservación del Mar Patagónico y áreas de influencia; Alejandra Carminati, de la Red Argentina de Reservas Naturales Privadas; y Raúl Costa, Director de marca e iniciativas de Patagonia Argentina y miembro de la Alianza por la Acción Climática Argentina.

Manuel Jaramillo, Director General de FVS, abrió el segundo panel planteando objetivos concretos: repensar mecanismos de producción de alimentos y energía. “Argentina tiene que comprometerse a detener la conversión de ambientes naturales. Hemos demostrado que se puede conseguir el rendimiento productivo necesario siendo climáticamente inteligentes, sin tener que avanzar sobre una hectárea más”, advirtió el anfitrión del evento.

Por su parte, la Directora Ejecutiva de The Natural Conservancy (TNC) Argentina, Denise Bussio, se mostró esperanzada con un futuro que se haga cargo de la necesidad de nuevos paradigmas: “Este país es vulnerable al cambio climático; buena parte de su economía depende del agro. Es por eso que si queremos sostener los niveles de producción alimentaria debemos comenzar a pensar de otra manera. Creemos que se puede lograr, y para eso contamos con las mismas herramientas de siempre: diálogo y ciencia”. Y destacó el proyecto del Fondo de Agua para proteger y restaurar la cuenca del río Mendoza, una iniciativa que lleva adelante TNC y cuenta con el apoyo de Coca-Cola de Argentina, entre otros actores.

Una experiencia colectiva

Una vez finalizado el evento, Manuel dialogó con Journey y anticipó que ya se ilusiona con una nueva edición en 2020: “Si uno escucha las preguntas que se hicieron y advierte la reacción de los panelistas, de inmediato surge la motivación para pensar una temática para el próximo año. Pero nuestro país es muy dinámico, así que la tercera edición de Yurumí demandará que estemos atentos a la coyuntura. El objetivo, en definitiva, es que sea convocante, que el salón se vuelva a llenar y que cada vez más gente quiera sumarse a ser parte de la solución”.

Para muchos de los asistentes, Yurumí funcionó como una inyección de ánimo para pensar en lo que está por venir. “Estuvo buenísimo escuchar las opiniones de gente que realmente sabe del tema y ver que había tanta juventud en el público; que este tema es algo que nos importa”, reflexionó Daniela Río, estudiante de Biología. En ese mismo tono, Laura Nadersohn reconoció que se iba con mejor humor del que había llegado: “Que haya venido tanta gente quiere decir que hay interés por interiorizarse en estos temas. Y eso es esperanzador”.


 

Si querés leer sobre la edición 2018 de Yurumí, hacé click acá