En la localidad mendocina de Junín la basura no era un problema más: por el exceso de residuos inorgánicos generado por los habitantes, los plásticos PET se acumulaban en los tradicionales canales de agua, fuentes de riego clave para la agricultura. Al obstruirlos, ponían en riesgo una de las principales actividades económicas del lugar.

 Con el apoyo de Coca-Cola Andina Argentina, y en el marco del Programa Reciclo impulsado por la Compañía Coca-Cola, la municipalidad generó campañas de información para la comunidad y fomentó la instalación de puntos limpios en las escuelas y espacios públicos de la ciudad para facilitar a los vecinos el descarte de los envases de plástico. Todo el material recolectado comenzó a transportarse a una planta recicladora, que lo transformó en materia prima para la construcción. La Municipalidad construyó la fábrica de ecoladrillos con los que se construyó la primera casa a base de botellas de PET del país (en su fabricación se utilizaron unas 100.000 unidades).

Mirá el video que te muestra el origen de la idea y su avance hasta convertir un problema en solución: con esta medida se logró reducir el 83% del PET que había en los canales de riego y reciclar 30 toneladas de plástico por año.