Al igual que en el verano de 2020, esta temporada salió a las rutas argentinas la campaña “Vos te movés, las plantas no”, iniciativa que lleva a cabo personal del Senasa, con el apoyo de la Federación Argentina del Citrus (Federcitrus) y Coca-Cola Argentina, para prevenir el avance de una enfermedad de los cítricos que no tiene cura y causa estragos a nivel mundial: se trata del Huanglonbing (HLB), que con su rápida propagación ya arrasó con al menos el 30% de esos cultivos en todo el planeta. Un grave problema que impactada de manera directa en la industria agrícola y el ambiente.

Como gran parte de la expansión del HLB se explica por el ingreso clandestino al país de plantas ornamentales y árboles de frutas (naranja, mandarina, pomelo y limón) portadores de la enfermedad, la campaña apunta a aprovechar el recambio turístico para intensificar los controles y, sobre todo, generar conciencia en la población sobre la gravedad de esta problemática. Así, “Vos te movés, las plantas no” propone cubrir puntos estratégicos de las rutas argentinas y aprovecha los puestos de control zoofitosanitarios internos que ya están en funcionamiento: en el noreste del país, la entrega de material y la atención de consultas se realiza en el paso Uruguay de Eldorado, Misiones; en ambos extremos del paso Puente General Belgrano, que une a Chaco y a Corrientes; y en el paso Cerrito, en Entre Ríos. En el noroeste, en tanto, la campaña se desarrolla en La Florida, provincia de Tucumán, y en El Naranjo, Salta.

“Son los ciudadanos y los productores quienes pueden llevar adelante, desde la práctica, la campaña de prevención del HLB para salvaguardar el producto”, explica a Journey Jorge Amigo, Gerente General de Federcitrus. Y agrega: “El productor es el primero que puede detectar la enfermedad, denunciarla y combatirla. Asimismo, y en conjunto, la sociedad debe estar informada y consciente para no llevar plantas infectadas a zonas libres y evitar así alentar la propagación de la enfermedad”.

Teniendo en cuenta que el citrícola es una de las piezas más importantes del sector agroalimentario nacional –destinado a consumo interno, la industria y la exportación–, desde 2017 Coca-Cola Argentina, en alianza con la Asociación de Citricultores de Concordia, colabora con el Senasa para multiplicar los esfuerzos preventivos y de monitoreo del HLB en la zona, con muy buenos resultados.

Un enemigo silencioso

Transmitido a las plantas a través del Diaphorina citri (o “chicharrita”), insecto que porta la bacteria que causa esta enfermedad, el HLB es una gran amenaza para las economías regionales argentinas que dependen de los cítricos: según advierten desde Federcitrus, las pérdidas provocadas por esta amenaza podrían alcanzar el 40% de la capacidad productiva en menos de 5 años, lo que haría peligrar a una industria que emplea a más de 100 mil personas en 12 provincias del país. Esto se debe a que la enfermedad no tiene cura: la única forma de afrontarla es cortando las plantas afectadas de raíz.

En ese sentido, Jorge insta a los veraneantes a no ingresar al país plantas desde países limítrofes y, en cambio, conseguirlas en comercios locales que puedan garantizar la trazabilidad del ejemplar: “Quien desee comprar una planta debe hacerlo en un vivero autorizado por el Senasa y que venda plantas certificadas”. E insiste con un mensaje tan simple como preciso: “El HLB lo debemos prevenir entre todos”.

Si querés saber sobre el impacto socio-económico del Sistema Coca-Cola en Argentina y sus efectos positivos en las economías regionales hacé click acá