Acaba de cumplir 19 años, pero ya tuvo una gran responsabilidad en sus espaldas. Y la asumió con altura y orgullo: Bruno Rodríguez, el único argentino entre los 100 jóvenes de todo el mundo seleccionados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para participar de la Cumbre de la Juventud sobre el Clima en Nueva York, fue designado como orador y el sábado 21 de septiembre se lo vio sobre el escenario del evento global junto al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, y la sueca Greta Thunberg, famosa por haberse convertido en “la voz” de los centennials en materia ambiental. “El clima y la crisis ecológica representan la crisis política, económica y cultural de nuestro tiempo”, definió contundente Bruno cuando le cedieron la palabra.

“Las expectativas son muchas y muy altas”, le había dicho el joven a Journey días antes de viajar a la Gran Manzana. Fue luego de su participación en “Yurumí: Charlas con los pies en La Tierra”, el evento anual de Fundación Vida Silvestre, donde compartió el panel con otros defensores del medio ambiente. El argentino fue elegido entre 7.000 postulantes para obtener un Green Ticket (“Pasaje verde”, en inglés) y así poder participar de la reunión de la ONU. “Como argentino no sólo voy a trasladar lo que estamos viviendo en materia de crisis climática y ecológica a nivel nacional, sino también desde la identidad latinoamericana que represento”, había anticipado. “El hemisferio sur –continuó– será el más perjudicado con la  crisis climática y ecológica. Es un tema muy importante y por eso se tiene que debatir en el marco de la ONU”.

El mensaje de Bruno llegó más alto de lo que había imaginado. Recién cuando estuvo en Nueva York se enteró que los organizadores lo habían elegido para que hablara después de Greta. Sin dudas, una montaña rusa de emociones para este estudiante del Ciclo Básico Común que quiere estudiar Ciencias Políticas y Derecho y que hasta el momento del viaje no había tenido contacto personal con la ambientalista sueca, a quien reconoce como su gran inspiración para militar activamente en Jóvenes por el Clima Argentina, movimiento del que es cofundador.

La primera gran aparición pública de Jóvenes por el Clima en nuestro país fue con motivo de una acción global: el 15 de marzo, en sintonía con lo que sucedía en el resto del mundo, el grupo reunió a más de 5.000 personas frente al Congreso de la Nación para pedir por avances concretos ante la crisis ambiental. La campaña concluyó con la declaración en la Cámara de Senadores de la emergencia climática y ecológica. “En nuestro país hay problemáticas muy grandes, pero lo más importante es atender las catástrofes sociales que se generan, por ejemplo, con el avance de las inundaciones, donde son los sectores socialmente vulnerables los que más sufren”, analizó antes del viaje.

Mañana es mejor

Bruno insiste con un mensaje: él forma parte de una generación que tiene la responsabilidad de abocarse al tema del cuidado medioambiental. “Siento que el definirnos con una identidad activista nos permite mantenernos optimistas obligatoriamente; nos mueve una realidad que es muy negativa, pero también la utopía realizable de llevar adelante transformaciones contundentes en nuestro sistema productivo y de consumo”.

YURUMÍ
Bruno dialogó von Journey poco antes de viajar a la cumbre de la ONU. 


Si bien lo vivido en Nueva York junto a Greta y otros jóvenes de su edad no fue su primer paso en esta militancia para proteger el ambiente, no hay dudas de que se trató del más importante. Y Bruno lo tiene muy claro: “Nuestra generación será la que tendrá que enfrentar los problemas que están creando nuestros líderes actuales y no vamos a permanecer impasibles esperando el futuro. Ahora es el momento de que nosotros seamos líderes también”, dijo sin titubear sobre el escenario más relevante de la política internacional.

Si querés saber sobre las acciones que lleva adelante Coca-Cola para cuidar el medio ambiente, hacé click acá