Celebrar las diferencias que hacen única a cada persona y así fomentar un círculo virtuoso en el que todos se sientan a gusto y puedan aportar su mejor versión. Esas son las claves detrás de las políticas de diversidad e inclusión que rigen en Coca-Cola, dos piezas fundamentales de la cultura de la Compañía a nivel global y que involucran a un equipo de más de 700.000 personas distribuidas en todo el mundo.

Para llegar a este objetivo, desde 2011 la propuesta fue hacer evolucionar el concepto de “diversidad” hacia el de “diversidad singular”: se trata de una mirada que valora las particularidades que van más allá de lo aparente, como el género o la edad, y se focaliza en las formas de ser, pensar y actuar de cada individuo. “Entendemos la inclusión, por un lado, como la posibilidad de que en el espacio de trabajo yo pueda decir quién soy, que mis ideas y mis perspectivas sean valoradas. Y, por otro lado, con el sentirme parte de este lugar, que no tenga que rescindir nada para poder participar en este escenario organizacional”, explica a Journey la HR Manager de Coca-Cola de Chile, Viviana Zambrano, de visita en el país.

En la Argentina, parte de esta cultura se materializó con la inauguración en 2018 del nuevo edificio corporativo, un ámbito de trabajo diseñado 100% open space. Allí todos los asociados realizan sus tareas en un lugar abierto, sin puertas ni paredes que los separen no importa el cargo que ocupen. Esta forma de organización propicia el trabajo colaborativo, la innovación y la fusión entre las distintas áreas de la Compañía, características que terminan alimentando los procesos inclusivos y las diferentes miradas.

El otro pilar sobre el cual se basa la apuesta por la diversidad y la inclusión en Coca-Cola es el desarrollo del talento femenino. Este no es un tema menor en un lugar donde la mitad de los asociados son mujeres y ellas ocupan el 40% de los puestos directivos. Viviana explica que estos números no son el resultado de una política de cupos, sino que sucedieron de manera natural, sin la necesidad de programas especiales ya que se asume la integración desde las bases fundacionales de la Compañía. “No nos importa hacer ninguna distinción; por el contrario, lo que queremos es incluir. Cuando etiquetás, inmediatamente establecés la diferencia, que es lo opuesto a lo que buscamos: que todos estén adentro”, amplía.

“Somos una organización de alto desempeño y eso es algo que sólo se consigue cuando sos más que uno, cuando te completás con la mirada de todos los otros”, resume Viviana. Y concluye: “Es una ruta larga, pero ya comenzamos a transitarla”.

Si querés saber de qué se trata 5by20, la iniciativa global de Coca-Cola para empoderar a las mujeres, leé esta nota.