Con apoyo de Coca-Cola Argentina, Greener debutó en octubre de 2020 en General Madariaga, donde en menos de cuatro meses el municipio multiplicó por siete la recolección de residuos reciclables. Creada por un equipo de emprendedores sub 25, la app busca expandirse y conquistar nuevos mercados.

A mediados de 2020 dos jóvenes ingenieros ambientales argentinos detectaron una paradoja: en plena era de la información todos podemos saber hasta cuántos pasos damos por día, pero no es posible medir con certeza la cantidad de basura que generamos. Y, están convencidos, eso explica una parte importante del problema mundial en torno a los residuos. Según ellos, si no se toma una verdadera dimensión de lo que hacemos no habrá un cambio real, y nada detendrá el crecimiento de las montañas de basura en los rellenos sanitarios.

“Sin datos precisos resulta muy difícil asignarle un valor a eso que descartamos y trazar la responsabilidad de cada uno en el impacto colectivo”, explica Tomás Antonini, que junto a Santos Harismendy, su amigo y compañero de ruta universitaria, decidió llevar la teoría a la práctica y trabajaron codo a codo para dar a luz a Greener, una aplicación para celulares que conecta sin cargo a los vecinos con su servicio local de recolección diferenciada. Mediante una interfaz simple e intuitiva, el usuario avisa que tiene bolsas de reciclables listas para ser retiradas y el sistema se encarga de incluir a su domicilio en la próxima ruta. Una especie de recolección on demand.

Una vez delineada la idea, fueron muchas las noches sin dormir para esta tropa Sub-25 (Tomás y Santos tienen 24 y 23 años, respectivamente, y el programador Teodoro Villanueva, la tercera pata de la plana mayor del equipo, 18), pero pronto alcanzaron una versión preliminar del producto. Disponible para celulares iOS y Android, la aplicación tuvo su bautismo de fuego en octubre, a partir de un convenio firmado con el partido bonaerense de General Madariaga, que si bien tenía un circuito de reciclaje desde 2013 necesitaba un impulso para seguir creciendo, según reconoció el propio gobierno municipal. Y el despegue llegó en menos de cuatro meses: gracias a Greener, los vecinos se volcaron a reciclar y ya se recolectan siete veces más residuos sólidos que antes, pasando de unos 200 kilos diarios a casi 1.400.

“En el proceso registramos la cantidad de materiales recuperables que aportan los usuarios, y eso luego lo podemos segmentar en un sinfín de variables”, explica Tomás. Incluso puede ayudar a optimizar la logística, lo que lleva a ahorrar dinero y reducir la huella de carbono del proceso de recolección. “Todo esto, por ejemplo, nos permitió identificar que las bolsas verdes de Madariaga son más chicas de lo ideal, con lo cual la frecuencia de retiros es mayor de lo que podría ser”, ejemplifica.

Contar con datos fehacientes de cuánto se recicla en cada hogar permitió, además, abrir el juego a un programa de incentivos para reciclar cada vez más. Por cada bolsa retirada, el usuario suma puntos que luego puede canjear por órdenes de compra, ecobolsas, composteras y merchandising oficial de Coca-Cola, que se sumó a la iniciativa en el marco de Un Mundo sin Residuos, su compromiso global con el que busca recuperar y reciclar el equivalente al 100% de los envases que pone en el mercado para 2030.

(De izq. a der.) Tomás Antonini, Santos Harismendy y Teodoro Villanueva, los socios sub 25 detrás del emprendimiento. (Foto Greener).


Lo que viene

Los resultados logrados en General Madariaga llamaron la atención de otras localidades y al cierre de este artículo la app estaba a punto de lanzarse en Lanús, Mar Chiquita, Mar de Cobo y Santa Clara del Mar; todos distritos muy dispares en cuanto a tamaño y comportamiento, lo que representa un gran desafío para los desarrolladores. “Mayor es la base de usuarios, más consideraciones hay que tener”, resalta Tomás. Pero el equipo no le tiene miedo a crecer y en las próximas semanas ampliarán la oferta a comercios y grandes generadores como industrias e instituciones. Incluso comenzará a administrar residuos orgánicos, baterías y electrodomésticos.

“El techo de este rubro es muy alto, porque todas las ciudades generan residuos. Es algo que no depende ni del clima, ni de la cultura, ni de la economía”, se entusiasma Tomás, al pensar en lo que le depara el futuro a Greener. Por lo pronto, trabajan para sumar inversores y crecer en la Argentina, pero se ilusionan con ganar presencia en Latinoamérica en los próximos 10 años. Y aunque tenga buenos argumentos para mirar a largo plazo, Tomás elige quedarse con el recuerdo del día del estreno de la aplicación, cuando viajaron a Madariaga para verla en acción. “Nos subimos a la camioneta e hicimos el recorrido con los recolectores. Abrir el mapa y que hubiera 200 retiros pendientes fue lo más lindo de todo, porque nos hizo entender que la gente tenía nuestro producto en su bolsillo y lo estaba usando”, rememoró con entusiasmo. Y cerró: “Eso no me lo olvido más”.


 

Si querés conocer detalles sobre Ruta Verde, el proyecto sustentable que une ocho localidades del noroeste bonaerense para recolectar y reciclar plástico PET, leé esta nota.