Que las comunidades más relegadas del país puedan acceder a agua de calidad en base a estrategias eficientes y que en el camino no alteren sus costumbres sino que, por el contrario, las fortalezcan. Ese es el espíritu que une a los tres proyectos ganadores de la edición número 13 del Concurso de Agua, la iniciativa que impulsan cada año Fundación Vida Silvestre (FVSA) y Coca-Cola Argentina con el objetivo de generar soluciones prácticas y sostenibles en el tiempo en pos de mejorar el acceso a este recurso que, en plena crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus, se vuelve aún más imprescindible.

Las iniciativas presentadas por Fundación Siwok, Fundación Acerca y Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz (Fundapaz) se destacaron entre las 40 que fueron evaluadas por el jurado de expertos, integrado por miembros de FVSA y la Universidad de San Andrés (UdeSA), socia académica del Concurso. Para resultar ganadoras, las tres propuestas debieron superar dos instancias: quedar seleccionadas entre las seis finalistas y luego el presentar una versión más completa de sus proyectos.

“Algo interesante de todas las iniciativas, no sólo de las ganadoras, fue la importancia que le dieron al capital social en su plan de trabajo. En un país como la Argentina eso es primordial, porque con tantos problemas de acceso al agua la solución no debe salir de un único lugar, sino que depende de que múltiples actores se sienten a la mesa a encontrar las respuestas”, analizó en diálogo con Journey Mariana Lomé, Directora del Posgrado en Dirección y Gestión de Organizaciones Sociales de la UdeSA y miembro del jurado del Concurso. Y garantizó: “Fue difícil elegir, pero creemos que los tres ganadores tienen mucho potencial y van a llegar a comunidades que siempre tienen las cosas difíciles”.

Uno por uno

En el Chaco salteño, el proyecto impulsado por la Fundación Siwok –palabra wichi para referirse al pájaro carpintero de lomo blanco que habita el norte de nuestro país–, propone la perforación de cuatro pozos, uno de ellos movilizado a partir de energía solar, para acceder a agua y beneficiar a 36 familias de este pueblo originario. La propuesta se completa con capacitaciones para el cultivo de alimentos y cuidado de la tierra, con la idea de que los miembros de la comunidad se puedan apropiar de los procesos de trabajo y garantizar su sostenibilidad a lo largo del tiempo.

En la misma sintonía, pero en la provincia de Chaco, el proyecto ganador de Fundación Acerca buscará mejorar la realidad de 450 familias wichis y criollas del Impenetrable a través del valor de lo simple: aprovechando lo que la naturaleza ya ofrece en el lugar y optimizando los recursos para hacer la diferencia. Así, se realizarán obras en los techos para recolectar el agua de lluvia y construirán aljibes para almacenarla, además de establecer infraestructura para mejorar el sistema de riego de las huertas orgánicas. También se planea la construcción de una represa y la compra e instalación de bombas de agua, un tanque y mangueras.

Por último, la propuesta de Fundapaz tiene como epicentro a los departamentos de San Martín, Sarmiento y Avellaneda en la provincia de Santiago del Estero, y también apunta a la captación y almacenamiento de agua de lluvia. Se construirán 10 cisternas de 16.000 litros cada una, y se capacitará a los 85 integrantes de la comunidad —que a su vez serán parte del equipo que encarará la obra— para el posterior cuidado y mantenimiento de los equipos. El objetivo es el de mejorar la gestión sostenible de agua dulce y segura para uso doméstico, con prácticas de consumo que garanticen el bienestar humano, pero que, además, se traduzcan en una menor presión sobre el entorno de bosque seco en el que viven.

Cada uno de los ganadores recibirá $750.000 para concretar la iniciativa, casi el doble de lo entregado en la edición 2018/19. Y, según las estimaciones, las nuevas obras alcanzarán a más de 500 familias, que se sumarán así a las más de 641.000 personas que ya se vieron alcanzadas por los 30 proyectos puestos en marcha en 14 provincias argentinas desde que comenzó el concurso, en 2006.

“Estos logros, pero también estos desafíos, renuevan nuestro compromiso de trabajo para mejorar la conservación de la naturaleza y la calidad de vida de las personas, entendiendo que la falta de agua es una problemática en la que en nuestro país todavía queda mucho por hacer”, manifestó Manuel Jaramillo, Director General de Fundación Vida Silvestre Argentina. En relación con el contenido de los proyectos, Manuel destacó y celebró la capacidad integradora del Concurso que contó con el apoyo del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación: "Estamos convencidos de que todos los que somos parte del problema debemos ser parte de la solución. Iniciativas como el Concurso de Agua son interesantes porque unen al tercer sector, a la Academia, al Gobierno y a una empresa del sector privado”.

La participación de Coca-Cola Argentina en el Concurso de Agua se enmarca en su compromiso con el cuidado del agua, pero va más allá. Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola Argentina, resaltó: “Para la Compañía es un verdadero motivo de orgullo la permanencia en el tiempo del Concurso de Agua, certamen que iniciamos junto a Fundación Vida Silvestre en 2006 y que hoy, en este contexto de pandemia que estamos viviendo, cobra otra dimensión al permitirnos colaborar con comunidades vulnerables de nuestro país, como las familias wichis del norte argentino, en algo tan básico como la posibilidad de acceder a agua de calidad”.

 

Si querés conocer a los ganadores de la edición del año pasado del Concurso de Agua hacé click acá