“Ha sido un año de muchísimo trabajo, donde los protagonistas fueron los propios vecinos, que se comprometieron de sábado a sábado, durante varios meses, para lograr acceder a un recurso básico y fundamental para la vida como es el agua”. Orgulloso por el trabajo realizado, el Director General en Misiones de la Asociación Civil Un Techo para Argentina (TECHO), David Villarroel, resume a Journey lo sucedido desde marzo de 2017. Fue entonces cuando el proyecto presentado por la ONG y los vecinos del Barrio Los Patitos II, de Misiones, obtuvo los $260.000 del premio del Concurso de Agua, iniciativa que desde hace 11 años organiza Coca-Cola junto a la Fundación Vida Silvestre Argentina y el apoyo del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Si bien el proyecto original elaborado por TECHO y los vecinos de Los Patitos II –asentamiento  ubicado a 12 kilómetros de la ciudad de Posadas– preveía la construcción en altura de un tanque de 10.000 litros para acumular agua potable y luego distribuirla a las casas del barrio, lo cierto es que los vecinos fueron más allá: “Pudimos hacer más de lo que habíamos planificado. Instalamos una red de agua que conecta directamente a la red de Posadas e incluso pudimos hacer la conexión domiciliaria. Finalmente, el tanque quedó como reserva”, explica David. Y para graficar el impacto de la obra en la vida cotidiana del barrio, cuenta que uno de los chicos del lugar le dijo: “Dejé de salir todos los días a buscar agua y ahora puedo jugar”.

Manos a la obra

Antes de la construcción de la red, el agua llegaba al barrio a través de un camión cisterna. Pero muchas veces podían pasar tres semanas y hasta un mes sin recibir el servicio, porque el camión se averiaba y no había dinero para repararlo, o porque llovía y el camino de acceso se volvía intransitable.

Pero las cosas cambiaron desde el 28 de diciembre de 2017, cuando cada una de las casi 100 familias del barrio pudo empezar a beber el agua que salía de las canillas de sus propias casas. La inauguración formal de la obra se realizó el sábado 24 de marzo en el Salón Comunitario de “Los Patitos 2”, con presencia de autoridades del municipio. Ni la gran tormenta que se desató a la tarde logró opacar la alegría de los vecinos, que habían preparado una merienda para luego brindar entre todos.

“Después de años de lucha logramos junto con los vecinos hacer realidad este derecho. Chau al camión de agua para siempre”, celebra David, quien resalta: “Gracias a una articulación entre el sector privado, el Estado y las organizaciones sociales pudimos resolver un problema que llevaba 40 años. El premio del Concurso nos aportó el dinero para comprar insumos y materiales; vialidad provincial ayudó con las grandes excavadoras que necesitábamos; y los vecinos pusieron la mano de obra”.

A pesar de la alegría por el logro alcanzado, David quiere ser claro: “El barrio no deja de ser un asentamiento. Ahora el trabajo tiene que ser por su regularización, el derecho a la tierra y el acceso a la energía eléctrica, otras deudas pendientes”. Y concluye: “Según el Relevamiento Nacional de Barrios Populares de 2016, en la Argentina hay 4.000.000 de personas que no cuentan con acceso a la red formal de agua. Nos queda el desafío de que para esta gente ése derecho no dependa solamente de la buena intención de un concurso”.

Si querés saber más sobre el Concurso de Agua, organizado por Coca-Cola y Fundación Vida Silvestre Argentina hacé click acá