Con su vegetación nativa en pleno crecimiento y los enormes galpones ferroviarios reconvertidos en salones públicos, el flamante y pintoresco Parque de la Estación del barrio de Balvanera sirvió como marco ideal para la cuarta edición de Viví Sustentabilidad, la feria educativa que aspira a difundir hábitos que mejoren las condiciones de vida de las personas y el ambiente.

Coca-Cola dijo presente en el encuentro con un stand que buscó generar conciencia sobre la la importancia del reciclaje para poder vivir en Un Mundo sin Residuos. Desde el diseño del espacio y con la ayuda de tres videos, la Compañía propuso  un recorrido a través del camino circular que sigue una botella de plástico PET cuando es recuperada y destacó el trabajo de los recuperadores urbanos, el proceso en la planta de reciclaje y la nueva vida de la botella en la planta embotelladora.

A lo largo de los tres días que duró la expo, la mayoría de los niños llegaron en el marco de una visita escolar y pudieron recorrer más de una docena de propuestas y actividades de distintas instituciones, empresas y organizaciones de la sociedad civil comprometidas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. “Lo que buscamos es que a partir de estas actividades entiendan que la sustentabilidad es una responsabilidad de todos”, explicó a Journey Valeria Garrone, Co-Directora de la muestra, quien apostó a que Viví Sustentabilidad contribuya a un cambio cultural: “Si queremos que las generaciones futuras entiendan qué es el desarrollo sustentable necesitamos que lo tengan presente desde chiquitos”.

Carolina Abed, una de las promotoras que guió a los grupos de alumnos a través de la experiencia del stand de Coca-Cola, contó que  “los niños estuvieron súper interesados en toda la propuesta. Les gustó conocer las máquinas industriales de reciclaje a través de los videos, pero también poder ver y tocar los pellets, las escamas de plástico reciclado que son la materia prima para fabricar un nuevo envase”.

Las risas y los gritos buscando complicidades que llenaban el espacio daban la sensación de “misión cumplida”, algo que confirmó Malena Roggiano, la otra organizadora de la expo: “Queríamos llegar al ciudadano común y que los niños pudieran disfrutar a partir de una premisa lúdica. Preparar cada edición es un esfuerzo muy grande, pero el simple hecho de verlos contentos y jugando hizo que todo haya valido la pena”.

Un Mundo sin Residuos es el ambicioso programa global con el que la Compañía se compromete a recuperar y reciclar el equivalente al 100% de los envases que coloca en el mercado para 2030.

Si querés saber más sobre las acciones de Coca-Cola a favor del reciclaje, visitá esta página