En la vida hay momentos bisagra, hechos que en el mismo instante en el que ocurren comprendemos que provocarán un cambio rotundo hacia adelante. Algo de eso pasó en la comunidad wichí del barrio Sur de Misión Chaqueña, en Salta, cuando días atrás pasaron de prácticamente no tener agua ni para lavarse las manos a contar con un sistema que les provee hasta 4.700 litros por hora.

La gran novedad, que modifica la dinámica de un pueblo acostumbrado a vivir bajo el calor y la sequía implacables del Chaco salteño, donde llueven menos de 450 milímetros al año, llega gracias a la perforación de un pozo de 26 metros de profundidad y el empuje de un sistema de bombeo eléctrico. La iniciativa forma parte del proyecto de Fundación Siwok que resultó ganador de la  última edición del Concurso de Agua, certamen que desde 2006 llevan adelante Coca-Cola Argentina junto a Fundación Vida Silvestre. Como el plan es poner en marcha otros tres pozos antes de que finalice el invierno, ya comenzaron a cavar el segundo, esta vez en la pequeña localidad de Misión Salim; luego le seguirán otros en Misión La Paloma y en un punto intermedio entre Hickmann y Dragones, con la particularidad de que este último alcanzará una napa a 48 metros de profundidad y el agua se extraerá gracias al empuje de la energía generada por paneles solares. En total, el proyecto beneficiará a unas 36 familias de manera directa.

“Les permitirá generar alimentos en un lugar donde muchas veces la mitad de los niños está en emergencia nutricional”, señala en diálogo con Journey Alejandro Deane, Presidente de Fundación Siwok, quien espera que esto también pueda repercutir de manera positiva en el rendimiento académico infantil, que en la actualidad registra marcadores tres veces por debajo de la media nacional. Pero no es lo único: el agua les sirve además para producir el adobe para edificar, sumado a lo que representa para la higiene y la salud de los pobladores, sobre todo en un contexto de pandemia como el actual. Un ejemplo perfecto de círculo virtuoso, que ofrece una mejoría integral con un impacto positivo a corto, mediano y largo plazo.

La meta del proyecto es que los habitantes de la zona puedan vender lo que les sobra y así generar nuevos ingresos. Aquí Alejandro Vázquez, con su cosecha de tomates.

Un dato interesante es que la sequía de la región es apenas superficial: este territorio está ubicada sobre el Sistema Acuífero Yrendá-Toba-Tarijeño, el reservorio de agua más grande del noroeste argentino. El proyecto, precisamente, toma a su favor esta característica del terreno: “Esa particularidad les ofrece a los habitantes del lugar un potencial enorme, que no lo aprovechaban porque directamente no lo sabían. En Misión Chaqueña lo primero que les sorprendió cuando descubrieron la cantidad de agua que salía de abajo de sus pies era lo limpia y cristalina que se veía; aunque parezca increíble, nadie les había explicado que contaban con ella para vivir”, advierte Alejandro.

Un proyecto propio desde el minuto uno

Los pozos de agua son las piezas fundamentales detrás del proyecto de Siwok, pero en una segunda instancia, cuando la pandemia del coronavirus lo permita, el objetivo es llevar adelante capacitaciones sobre cultivos intensivos con especial énfasis en el cuidado de la tierra y el agua. La idea es que todos puedan producir alimentos para subsistir, pero también que tengan la posibilidad de vender lo que les sobra de manera de generar nuevos ingresos.

La autogestión es parte intrínseca de la iniciativa y está presente desde la construcción misma de los pozos: de los cinco trabajadores que se necesitan para cada una de las obras, tres los aporta Siwok y dos pertenecen a la comunidad beneficiada. “La intención es que se apropien del proyecto, que sepan que es suyo, lo que también repercute en el posterior cuidado y mantenimiento una vez que todo está funcionando”, asegura Alejandro, que resalta el orgullo que significó para Siwok haber ganado el Concurso de Agua. Y concluyó: “Más allá del prestigio que nos aporta, entendemos que no es un premio para nosotros, sino que es para este lugar y para esta gente que tanto lo necesita”.

Si querés conocer el proyecto de la Fundación Acerca que también resultó ganador de la última edición del Concurso de Agua leé esta nota