Con apoyo de Coca-Cola de Argentina, la Fundación Vida Silvestre imparte talleres en escuelas para acercar la fauna y flora autóctona a los adolescentes. No es la primera vez que ambas organizaciones trabajan juntas: desde hace 12 años impulsan en conjunto el Concurso de Agua, certamen que premia anualmente proyectos que apuntan a la protección de cuencas o mejoran el acceso al agua.

“Hoy vamos a ser científicos. Vamos a potenciar los sentidos, a estar muy alertas y a recopilar mucha información”. Con esta introducción, Tamara Zisman, Técnica en Recreación y Educadora Ambiental de Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA), invitó a sumergirse en los ecosistemas del Chaco y La Pampa a los alumnos de primer año de secundaria del Instituto Industrial Luis A. Huergo de Buenos Aires.

A pesar de estar a cientos de kilómetros de distancia, el viaje duró apenas unos segundos: el tiempo en que los 25 alumnos demoraron en ponerse los lentes de realidad virtual. Un video en 3D y un guardaparque virtual los acompañaron durante la experiencia, que les permitió zambullirse en parques naturales para conocer la flora y la fauna de distintas zonas del país.

Este novedoso paseo forma parte del taller “Científicos en la Naturaleza”, que FVSA dicta en escuelas desde 2015 y que este año, gracias al apoyo de Coca-Cola Argentina, llegó a 12.000 alumnos del país.

Carlos Fernández Balbo, Coordinador de Educación Ambiental de FVSA, explicó que haber incorporado la realidad virtual a los talleres formativos sirvió para que los alumnos se “engancharan” más: “Antes les pasábamos videos, pero este sistema prácticamente les permite vivir lo que es estar en un parque natural, escuchar los sonidos de la naturaleza y ver de una forma muy real la flora y fauna. No se trata sólo de saber, sino también de sentir”, dijo a Journey.

El recorrido virtual se complementa con un trabajo en equipo, en el que los alumnos identifican la flora y la fauna de cuatro parques naturales. Esta metodología grupal pretende que conozcan especies animales como el yaguareté, el venado de las Pampas, el cardenal amarillo o el mono carayá, entre otros.

“Todo tiene un espíritu lúdico para generar conciencia. Buscamos que se acerquen a las especies sintiéndose parte. Muchos de los chicos a los que se dirige este taller viven en la ciudad. Es bueno que conozcan los Parques Nacionales y que entiendan que también es algo suyo”, resaltó Tamara, que desde hace tres años imparte este taller por todo el país.


“En el colegio tratamos de buscar siempre estrategias de enseñanza diferentes y para los alumnos está bueno que lo puedan experimentar y compartir de esta manera. Al vivir en la ciudad, tienen pocas oportunidades de encontrarse con la naturaleza en su estado puro. Este tipo de experiencias les impacta de otra manera”, aseguró Sofía Álamo, Representante de Vinculación Institucional del Instituto Industrial Luis A. Huergo.

Se acerca el fin del taller y los alumnos comparten con los educadores sus investigaciones y hallazgos. Es momento de mostrar los dibujos que hicieron de animales, plantas y árboles. Entre risas, comprenden el mensaje más importante: “Cuidar el medio ambiente es cuidarnos a nosotros”, les repite Tamara antes de despedirse. Aplauso general.

Si querés saber más sobre el trabajo conjunto de Coca-Cola con Fundación Vida Silvestre Argentina visitá esta página