Cuando uno hace lo que le apasiona, se nota. Y la sonrisa de Mariana Larumbe al hablar sobre el cuidado del medio ambiente y de lo mucho que se puede hacer por la sustentabilidad contagia optimismo. Si alguien sabe de reciclaje y cómo las empresas y los municipios pueden involucrarse en el tema a fondo, es ella: 19 años atrás, Mariana fundó UnidadCom, una consultora desde la que se impulsan proyectos relacionados con la sustentabilidad y el medio ambiente. “Cada uno en su casa tiene el poder de cambiar las cosas con pequeñas decisiones, pero cuando se va escalando en la gestión de residuos, sí o sí hay que interactuar con las empresas y los municipios”, explica Mariana a Journey en su oficina ubicada en la localidad bonaerense de Acassuso.

Dicen que la fe y la pasión mueven montañas, y en el caso de Mariana también mueven 219 toneladas de residuos al año: eso fue lo que se recicló durante 2017 gracias al compromiso de ella y sus colaboradores por el medio ambiente. De esos 219.000 kilos, 46 mil correspondieron a plástico PET, mientras que el resto a vidrio y tetra bricks.

En alianza y sociedad con Coca-Cola, UnidadCom instaló 20 puestos de reciclaje –conocidos  como EcoPuntos– en varios centros comerciales de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza. “El año pasado se consiguió recuperar en los EcoPuntos un 13% más de materiales que en 2016”, puntualiza Mariana.

“De cada diez argentinos, tres reciclan por convicción, sin incentivos, y son capaces de acopiar envases en sus casas y de desplazarse lo que sea necesario para poder separar los residuos. Otros cinco lo hacen si les queda cómodo. Y el resto, solamente participará de estas acciones si existieran penalizaciones”, enfatiza Mariana. A partir de esta realidad, surgió la idea de crear los EcoPuntos: lugares accesibles donde los ciudadanos pueden, de manera fácil y cómoda, depositar materiales susceptibles de ser reciclados.

Alianzas clave

Mariana y UnidadCom son socios del Sistema Coca-Cola desde hace años. Juntos han impulsado e implementado diferentes proyectos sustentables. Pero el de los EcoPuntos es especial porque incluye a los recuperadores urbanos. “Cuando empezamos con los EcoPuntos eran nada más que estaciones de descarte chiquitas. Rápidamente nos dimos cuenta de que era necesario ir hacia algo superior, incorporando gestión humana. En la actualidad existen en el mundo estaciones de acopio muy modernas, casi autogestionables y automatizadas; pero la realidad de nuestro país es otra”, explica la fundadora de UnidadCom. Así, cuando los contenedores de los EcoPuntos se llenan, los recicladores urbanos agrupados en distintas cooperativas llevan los envases hacia las plantas donde serán procesados para su reutilización.

El hecho de que los 20 EcoPuntos estén instalados en estacionamientos de hipermercados es clave: no solamente porque facilita el acceso a los consumidores, sino porque además entran en juego alianzas fundamentales entre empresas que tienen un gran potencial amplificador. “Coca-Cola puso a disposición sus valiosas alianzas para abrir un espacio donde se puede instalar un EcoPunto; donde le podemos decir a los ciudadanos que lleven sus envases para reciclar”, señala Mariana. Un trabajo intenso realizado con una sonrisa imborrable: sin dudas, la sustentabilidad es su gran motor.

Si querés saber más sobre el compromiso de Coca-Cola con el reciclaje, hacé click acá