Las ideas más disruptivas, especialmente en materia de tecnología y comunicaciones, en muchos casos nacieron en espacios pequeños con más sacrificio que recursos a disposición. Pero esas startups muchas veces enfrentan una paradoja: ese mismo entorno modesto que las impulsa a ir por más, también las puede limitar a la hora de dar el gran salto. Para apoyar a esos emprendedores nació Kamay Ventures, un fondo de inversión conformado por Coca-Cola Argentina y Grupo Arcor, que busca dar el empujón necesario a proyectos que aporten ideas innovadoras para la comunidad. Hoy, a poco más de un año de su puesta en marcha, ya pueden verse los resultados.

Kamay Ventures tiene la particularidad de ser el primer fideicomiso argentino de capital emprendedor abierto; es decir, que está pensado para que puedan sumarse otros actores que se interesen por la propuesta. “El objetivo es el de generar una red de contención a través de un ecosistema colaborativo”, explica a Journey Gabriela Ruggeri, Managing Partner de Overboost, la compañía especializada en la aceleración de startups y que gestiona este fondo de manera independiente.

Con inversiones de entre US$100.000 y US$300.000, según el caso, en la actualidad Kamay Ventures se centra en fomentar el desarrollo de emprendimientos que ya están en marcha, aunque en un futuro también apoyará ideas que comiencen desde cero. El foco está puesto en propuestas innovadoras tanto de la Argentina como del resto de América Latina, que se especialicen en áreas como comercio digital, fintech, inteligencia del consumidor, Internet de las cosas, tecnología aplicada a la agricultura, planificación de ventas y operaciones, biotecnología aplicada y medio ambiente.

Esa última categoría es, precisamente, en la que se enmarca la primera inversión confirmada del fondo: se trata de Arqlite, una compañía de tecnología de reciclado que en su planta de la localidad bonaerense de Boulogne desarrolla materiales de construcción de alta eficiencia a partir de plástico 100% reciclado. La particularidad de la empresa es que aprovecha material que hasta hoy no podía reconvertirse fácilmente en materia prima, como los plásticos multilaminados, aluminizados y los degradados por el agua o los rayos UV.

Además de ofrecerle una inyección de US$250.000, Kamay Ventures mantendrá un rol activo para ayudar a Arqlite en su desarrollo integral. Y es en ese aspecto donde radica lo que, para Gabriela, es el gran diferencial de este fondo de inversión: le ofrece a las startups la oportunidad de crear alianzas estratégicas y trabajar junto a grandes corporaciones como Coca-Cola, Arcor e IBM, que días atrás anunció que comenzará a colaborar con Kamay para fomentar la innovación y el desarrollo de las iniciativas que reciban su apoyo.

Gabriela Ruggeri, Managing Partner de Overboost, la aceleradora de startups y company builder que gerencia Kamay Ventures. 

Más allá de lo que muestra el horizonte

Una de las características de un fondo de inversión como Kamay Ventures es que se permite pensar a futuro, incluso en tiempos tan cambiantes como los actuales signados por la incertidumbre desencadenada por la pandemia, y en una región tan sensible a los cimbronazos de la economía mundial. En ese sentido, Gabriela destaca que “lo bueno de los proyectos que van de la mano de la tecnología es que pueden cruzar fronteras con facilidad, y por eso veo un futuro bien interesante dentro de Latinoamérica. Los emprendedores están acostumbrados a encontrar la manera de seguir adelante”, concluye.

Si querés saber de qué se trata Wabi, la app desarrollada con apoyo de Coca-Cola Argentina, hacé click acá