Con un aspecto renovado y una nueva línea de sabores que parece haber sido sacada de un moderno menú de cócteles, Diet Coke fijó su mirada en una nueva generación de consumidores.

La actualización de Diet Coke está inspirada en los millenials e incluye el lanzamiento de cuatro audaces variedades: Ginger Lime (con base de jengibre y lima), Feisty Cherry (con base de cereza), Zesty Blood Orange (con base de naranja) y Twisted Mango (con base de mango), que ofrecen giros inesperados en el sabor de la gaseosa. Estos nuevos sabores fueron desarrollados para atraer a los paladares más curiosos, luego de dos años de trabajo en distintos focus groups e investigaciones de la industria.



El equipo de I+D de Coca-Cola probó con unas 10 mil personas más de 30 nuevas recetas de sabor de Diet Coke -incluidas aquellas con notas tropicales, cítricas e incluso botánicas- antes de decidirse por las cuatro versiones que llegaron a las góndolas de Estados Unidos en enero pasado en elegantes y atractivas latas.

Melissa Schwartz, Gerente General de Marca Diet Coke, aseguró la interacción con los millennials y guió cada paso en el proceso de innovación de la bebida.

“Lanzamos un amplio abanico de sabores después de analizar lo que los millennials comen y beben y de conocer sus hábitos vinculados con alimentos y bebidas”, dijo. “Probamos de todo, desde notas picantes hasta superfrutas exóticas de distintas partes del mundo. Incluso organizamos una sesión de mezclas en Atlanta, en la que invitamos a los aficionados a idear, crear y probar los sabores Diet Coke que estaban en etapa de evaluación”, agregó.

Finalmente, los últimos cuatro sabores -que Schwartz llama “la evolución frutal con un giro inesperado”-, burbujearon hasta la cima. “Tomamos cereza y lima, dos sabores de Diet Coke muy populares, y les dimos un toque moderno”, explicó. “Y agregamos dos sabores tropicales completamente nuevos que generalmente no están asociados con la marca Coca-Cola. Esta novedosa propuesta tiene algo para todos, y esperamos que los fanáticos la amen tanto como nosotros”.



Las versátiles variedades sirven como refrescantes acompañantes para cualquier evento diario, desde un refrigerio por la tarde hasta una deliciosa cena y una noche con amigos. También complementan el gran sabor de Diet Coke, que llegó para quedarse.

“Mientras evaluábamos los nuevos sabores, prestamos especial atención a la manera en que impactaban las percepciones de la marca Diet Coke. Esperamos atraer a nuevos fanáticos, pero también alentar a aquellos que nunca probaron Diet Coke -o que perdieron en algún momento el contacto con la marca- a hacerlo”, aseguró Schwartz.

La Diet Coke conocida y amada por millones también formó parte del panel de pruebas de sabor y tuvo una gran performance, señaló Schwartz. “Nunca cambiaríamos su sabor. No está cambiando... sólo estamos trayendo cuatro nuevos amigos”.

En las semanas previas al lanzamiento, la marca ofreció a un selecto grupo de influencers millennials la oportunidad de ver y probar por primera vez a la nueva familia de Diet Coke con su nueva apariencia, lata y sabor. Los encuentros tuvieron lugar en Minneapolis, Atlanta, Los Ángeles y Nueva York. Estas fueron sus reacciones honestas, auténticas (no remuneradas).

“Todos los elementos de la nueva versión de Diet Coke, desde la refrescante identidad visual y el empaquetado hasta los nuevos sabores y la campaña publicitaria lanzada a fines de enero pasado logran reforzar el nuevo y audaz posicionamiento de la marca. Tomamos las acciones básicas de Diet Coke y les dimos un pequeño giro para que sean más relevantes para las generaciones más jóvenes”, concluyó Schwartz.