“Considero que estamos aquí un tiempo limitado y que hay objetos que vale la pena preservar y registrar para quienes vengan después”. Contador de profesión, José Campoy comenzó a interesarse por el coleccionismo a partir de su pasión por escribir y la curiosidad que le despertaba la filatelia (es autor de varios libros sobre el tema). Luego llegó el flechazo por Coca-Cola: su amplio conocimiento sobre la Compañía, fundada en Atlanta en 1886, le deparó una invitación a escribir sobre la marca más famosa de gaseosas en la Revista Coleccionando, que dirige Mario Vertone.

“Empecé once años atrás, y desde hace un tiempo tengo asignada la página central para difundir especialmente cuestiones relacionadas con curiosidades o historias sobre Coca-Cola”, cuenta orgullo José. En el número 17 de la revista, por ejemplo, escribió un artículo acerca de la primera vez que apareció una botella de la Compañía en una obra de arte: fue en el cuadro “Poesía de América”, de Salvador Dalí. “Coleccionando es una revista privada que se hace con mucho esfuerzo, mucho cariño y mucha dedicación”, define José, quien agrega que, entre otras cosas interesantes, allí publicó el primer catálogo de botellas de Coca Cola de edición limitada para la venta y para obsequio de Argentina.


Según cuenta este contador devenido redactor, el secreto para obtener temas de los que hablar en cada edición no es otro que el cariño que siente por la marca y su obsesión por tomar notas constantemente. Dice que para él escribir sobre coleccionismo es una forma de salvar del olvido objetos únicos e irremplazables. “En este momento, las primeras latas que envasó Coca-Cola son tesoros preciados porque quedan muy pocas”, ejemplifica. Otra motivación tiene que ver con la pasión de la gente por la Compañía. “Coca-Cola es una empresa que tiene una mística especial. Desde hace 131 años, cuando se despachó en el mundo el primer vaso de Coca-Cola, la marca no dejó de crecer”, asegura el hombre que comenzó su colección de objetos de Coca-Cola a fines de la década del ’70, con las primeras latas de la marca –importadas  y provenientes de Sudáfrica-, y continuó con botellas coleccionables, de las que ya posee unas 400. Y concluye: “Hoy la marca está presente en más de 200 países. De lo que pase en otros lugares se ocuparán otros. Yo quiero contar la historia desde Argentina”. Sin dudas, en eso está.

Si querés saber más sobre la historia de Coca-Cola en la Argentina, leé esta nota

Si querés conocer historias de coleccionistas de Coca-Cola en el país, hacé click acá