“Los tuve a Messi y a Agüero muy cerca, justo cuando estábamos por salir a la cancha antes de la ceremonia de los himnos”. Florencia Fraga todavía no puede creer lo que vivió en Rusia, en la previa del partido en el que Argentina enfrentó a Croacia. Tiene 15 años, vive en Palermo y viajó unos 13.400 kilómetros como “abanderada” de la Selección Nacional. Una experiencia que quedará para siempre guardada en su memoria. Igual que en la de Tomás Sanabria quien, con apenas 13 años, pisó el césped del estadio Krestovski llevando la bandera argentina antes del inicio del partido contra Nigeria.

Florencia, Tomás y otros 10 adolescentes argentinos –de entre 13 y 17 años– tuvieron la posibilidad de vivir una verdadera experiencia mundialista gracias al concurso Coca-Cola Viaja al Mundial. Ganar no fue sencillo. Florencia y Tomás, por ejemplo, juntaron 1.400 tapitas de Coca-Cola y cargaron meticulosamente cada código en la aplicación Coca-Cola For Me.

“Para mí viajar al mundial era un sueño, era ir a un mundo nuevo. Me gustó mucho la idea y por eso me puse a juntar tapitas. No hablé demasiado con mis amigos porque lo mantuve medio en secreto para no ‘quemarla’”, asegura Florencia. Y agrega: “No esperaba ganar. Recibir el mail de Coca-Cola me impactó y me puse a llorar”, recuerda esta amante del vóley que regresó de Rusia convertida en una verdadera fanática del fútbol. “Cuando salí a la cancha con la bandera argentina se me caían las lágrimas. Ver a toda la gente saltando y cantando el himno fue muy emocionante”.

ENTREVISTA_ABANDERADOS_FLORENCIA
Florencia juntó 800 tapitas y cargó sus códigos en Coca-Cola For Me para poder ganar el concurso. 

Aldo Sanabria, el papá de Tomás, le cuenta a Journey que cuando se enteró de que su hijo estaba juntando tapitas le dijo que si ganaba el concurso no lo iba a dejar ir. “Me parecía que todavía es chico para viajar solo”, confiesa, aunque admite que cuando les avisaron que era uno de los beneficiados no pudo sostener su palabra. “Rápidamente nos dimos cuenta de que no podíamos privarlo de esa oportunidad única”, agrega Aldo.

Después de los temores iniciales, los padres de Florencia y los de Tomás se tranquilizaron cuando les explicaron que sus hijos viajarían junto a “chaperones”, adultos responsables designados por Coca-Cola para acompañar en todo momento a los abanderados. “Fue una experiencia única que, sin dudas, marcó un antes y un después en la vida de nuestros jóvenes ganadores, en todos los sentidos: muchos de ellos no habían tenido la oportunidad de salir del país o de viajar en avión y, mucho menos, de hacerlo sin sus padres”, señala Katzi Olivella, Head of Connections & Exp Mkt IMC SouthLatin de Coca-Cola y “chaperona” de uno de los grupos.

“La experiencia no sólo les cumplió el sueño de pisar un estadio mundialista, estar cerca de sus ídolos del fútbol y portar la bandera de su país, sino que además los enriqueció desde lo cultural. Recorrimos distintas ciudades, probaron comida distinta a la que están acostumbrados y, desde lo social, construyeron nuevos vínculos tanto entre ellos como con los chicos rusos que también participaron del programa de Flag Bearers. Y quiero destacar su crecimiento personal por mostrar responsabilidad y madurez fuera del entorno familiar”, agrega Katzi.

Coincide con ella Carolina Liporace, que acompañó al otro contingente: “La convivencia del grupo fue increíble. Los chicos ya estaban en contacto gracias a las redes sociales y el whatsapp, así que la integración fue muy natural. Todos sabían que tenían un sueño en común que cumplir y fueron por ello”. La Gerenta de Marca de Coca-Cola añade: “Estoy segura de que es algo que no olvidarán en sus vidas; una experiencia que sólo Coca-Cola les puede brindar”.

ENTREVISTA_ABANDERADOS_TOMAS
Recién llegado de San Petersburgo, Tomás todavía siente la emoción por el triunfo de la Selección ante Nigeria.

Recuerdos imborrables

Ya de regreso, ambos abanderados y sus familias destacan que el viaje al Mundial fue un sueño hecho realidad.

A pesar de su timidez, Tomás no puede ocultar la alegría que lo desborda. “Salimos como cuatro veces a la cancha para practicar antes del partido, y ahí también vimos a los jugadores. Lo tuve muy cerca a Pavón”, cuenta en su casa de Isidro Casanova, en la provincia de Buenos Aires, mientras juega con una Mamushka que trajo de recuerdo. Y se ríe a carcajadas cuando muestra el video del gol de Messi que filmó con su celular desde la tribuna.

De cara a Rusia 2018, Coca-Cola, sponsor oficial de la FIFA desde el Mundial ‘78, generó una campaña integral para estar cerca de los consumidores con propuestas innovadoras, como el Tour de la Copa del Mundo, que trajo al país el trofeo más famoso, y un documental inolvidable que llevó a los campeones de 1986 de regreso a Tilcara, donde gestaron su épica mundialista. El viaje a Rusia de 12 adolescentes argentinos, que oficiaron de abanderados en dos de los partidos que disputó la Selección Nacional, fue el broche de oro. Hasta dentro de cuatro años.