La Customer Development Director Cono Sur de Coca-Cola, Florencia Cordón, participó de un webinar con mujeres referentes de la industria donde analizó las acciones de la Compañía para adaptarse rápidamente a la pandemia y destacó el fuerte lazo que une a la Compañía con la Argentina desde hace 78 años.

“Creemos que todo comienza con un propósito, y el nuestro, hoy más que nunca, es refrescar al mundo y marcar la diferencia”, resaltó Florencia Cordón, Customer Development Director Cono Sur de Coca-Cola, al inicio de su presentación en “La industria tiene la palabra”, encuentro organizado por WebRetail Latam en el que cinco mujeres líderes del sector alimenticio repasaron los desafíos de adaptar el negocio a los tiempos y las formas que impuso la pandemia. Y aclaró: “Cuando hablamos de refrescar nos referimos no sólo a nuestro portafolio de bebidas, sino también a traer nuevas ideas y nuevas formas de trabajar”.

Realizado en formato de webinar, el evento estuvo moderado por Mariano D'Anna, a cargo de la organización y Presidente de Retail Publishing. Por medio de un video en donde se pudo observar la adaptación de la Compañía a los protocolos preventivos para poder continuar la operación en un contexto tan desafiante, Florencia subrayó que la actitud dinámica e innovadora de Coca-Cola a nivel global fue una de las claves para poder acomodarse en poco tiempo a la nueva normalidad. “Este año vivimos esa innovación y le buscamos la vuelta porque era necesario, pero también porque está en nuestro ADN como Compañía”, señaló y destacó la fortaleza de todo el Sistema Coca-Cola: “Fue lo que nos permitió afrontar con rapidez y eficacia todas las medidas que llevamos adelante”.

Florencia hizo hincapié en la misión de Coca-Cola de marcar una diferencia positiva en la vida de las personas, tanto puertas adentro como fuera de la Compañía. “También pusimos en el centro a los clientes, que estaban pasando por un momento de pleno cambio, así como los consumidores y las comunidades donde hacemos negocios. Era a todos ellos a quienes teníamos que escuchar y así poder transformarnos e innovar en esta línea”, explicó. Luego, mencionó que de ese proceso nacieron las acciones de ayuda que se englobaron bajo #Juntos hacemos la diferencia, el programa desde el que se donó dinero y productos a los sectores más vulnerables a la crisis sanitaria y se pusieron a disposición de las autoridades y las fuerzas de seguridad los recursos y la logística del Sistema Coca-Cola. Y ahora que llegó el momento de pensar en la pospandemia nació Estemos abiertos, iniciativa que apunta a la reactivación económica de los kioscos y almacenes argentinos, un sector que representa el 90% de los casi 265.000 clientes de la Compañía en el país.

Para Florencia, este programa que beneficia a más de 25.000 comercios a partir de una inversión de $770 millones es otra forma de ratificar el vínculo de la Compañía con la Argentina, un compromiso que nació en 1942 con una modesta planta en la porteña avenida Córdoba y que hoy se traduce en una extensa cadena de valor que genera 12.000 puestos de trabajo directos y más de 160.000 indirectos. Y que también se refleja en los US$ 500 millones de inversión anuales en las economías regionales por la compra de la materia prima con la que se fabrican sus bebidas en todo el mundo. “Coca-Cola está presente en el país hace más de 78 años y forma parte del día a día de los argentinos. Creemos que trabajando, innovando e invirtiendo podemos seguir refrescando al mundo y marcando la diferencia”, enfatizó.

La Customer Development Director Cono Sur de Coca-Cola aseguró que la manera de innovar cambió sus formas durante la pandemia y que uno de sus focos tiene que ver con el diseño de los envases, uno de los caminos que se planteó la Compañía para lograr Un Mundo sin Residuos, pero también con acompañar a los nuevos hábitos sociales: “Hoy los cambios del consumidor tienen que ver con el quedarse en casa y buscar nuevos canales para acercarse a nuestros productos, por eso aceleramos nuestros planes de digitalización a través de Tienda Coca-Cola y apostamos al desarrollo de Wabi, una herramienta para ayudar al canal tradicional a llegar a sus clientes y nuestros consumidores”.

Más allá de los desafíos y las incógnitas sobre lo que está por venir, Florencia es optimista: “Sabemos que ha sido un año muy difícil para toda la industria de bebidas, pero tenemos la plena convicción de que vamos a salir adelante y de que innovando vamos a poder seguir adaptándonos a este consumidor que cambia constantemente y, sobre todo, a esta sociedad que hoy pide marcas que evolucionen”.

Si querés saber más sobre Estemos Abiertos, hacé click acá.