México ‘86: Argentina levanta la Copa del Mundo de la FIFA por última vez. El sueño de todo un país se hace realidad en la capital azteca, ubicada a 2.250 metros sobre el nivel del mar. Detrás de ese triunfo se esconde una historia convertida en leyenda. Una leyenda que se gestó incluso más alto: a 2.465 metros sobre el nivel del mar, en Tilcara, Jujuy.

Dirigidos por Carlos Salvador Bilardo, un grupo de jugadores de la Selección nacional llegó en 1986 a este pueblo de 2.000 habitantes de la Quebrada de Humahuaca para entrenar con “sparrings” locales –jugadores rivales– y, así, aclimatarse a la altura en la que deberían disputar el Mundial. Durante diez días de ese caluroso enero, el pueblo dejó todo de lado para atender –sin saberlo en ese momento– a quienes serían los futuros campeones del mundo. Bochini, Guisti, Borghi, Dertycia, Batista, Islas, Ruggeri, Tapia, Comas, Cucciuffo, Almirón, Clausen y Garré no sólo entrenaron fuertemente, sino que además forjaron una gran amistad con los lugareños.

Según la leyenda, si “el equipo de las nubes” ganaba el Mundial debía volver con la Copa para celebrar. Desde aquel triunfo que hizo historia, los habitantes de Tilcara ansiaban el día en que la promesa se hiciera realidad. Las decepciones de la Selección en los mundiales que siguieron alimentaron el mito y hasta en las redes sociales se rogaba a los campeones del ‘86 que regresaran.

De cara a Rusia 2018, Coca-Cola hizo realidad lo que parecía imposible: a través de un operativo de producción inédito, logró que el día en el que la Copa del Mundo llegó a Tucumán, en el marco del Trophy Tour de la FIFA, se desviara por unas horas hacia Tilcara. En paralelo, un chárter especial trasladó hacia allí a los ex campeones Ricardo Giusti, Sergio Batista, Héctor Enrique, Oscar Garré, Nery Pumpido, Carlos Tapia, Julio Olarticoechea y José Luis Brown. Después de 32 años el reencuentro fue posible.

Mirá el video que resume esta historia, que esconde la ilusión de que la selección que hoy lidera Lionel Messi consiga revivir en Rusia la épica alcanzada en 1986.