En el marco de la conmemoración por el Día Internacional de la Mujer, siete mujeres compartieron sus historias personales y su visión sobre la igualdad de género en el desayuno de “Mujeres protagonistas”, organizado por la  Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA).

En los salones del Alvear Palace Hotel, los más de 400 asistentes palpitaron un clima marcado por los vientos de cambio: esos que despeinan ideas vetustas y viejos preconceptos. Las siete protagonistas se abrieron al público con generosidad y dejaron en claro que a pesar de transitar por diferentes ámbitos comparten objetivos: luchar por las oportunidades de las mujeres. En su discurso de bienvenida, Jorge Knoblovits, Presidente de la DAIA, fue directo y reconoció: “Una de las cosas que los hombres deben ceder es la palabra”.

La ensayista, divulgadora e investigadora Diana Cohen Agrest fue la encargada de abrir el panel con un discurso en carne viva que emocionó a los presentes. Hizo un recorrido por su formación, la relación con su familia, y habló de la tragedia personal que hoy funciona como combustible para su vida: el asesinato de su hijo de 26 años durante un asalto.

“Sin pasión no hay vida, pero tampoco la hay sin esfuerzo, sin trabajo, sin lucha. Luchar por la igualdad de oportunidades, luchar por los derechos, luchar por un lugar en el que nos podamos desarrollar, construir y reconstruir todos los días como mujeres. Tenemos que pelear por nuestras oportunidades y también por las de nuestras hijas, nietas, madres y amigas”, aseguró a su turno la Directora del Teatro Colón, María Victoria Alcaraz, durante su entusiasta discurso.

Por su parte, Soledad Izquierdo, Vicepresidente de Políticas Públicas, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola para el sur de América Latina, reconoció que su principal conexión con la Compañía para la que trabaja desde hace 27 años es la capacidad de transformar realidades en más de 200 países. Un ejemplo de esto es 5by20, el programa global con el que Coca-Cola busca empoderar a 5 millones de mujeres para el 2020. “Todos sabemos la energía transformadora que tiene las mujeres en sus comunidades”, reflexionó Soledad, e hizo referencia a la brecha económica que todavía existe entre hombres y mujeres, y que se estima que recién se cerrará en 2096: “Este dato es clave para entender que necesitamos acelerar el paso. La economía mundial no se puede perder el aporte de la mujer. Cuando las mujeres avanzan, avanzamos todos. Debemos acompañarlas en este proceso de transformación, inspirar a acelerar esta agenda”.

Coincidió con ella Verónica Baracat, Coordinadora del programa Ganar-Ganar de ONU Mujeres, quien resaltó que una empresa igualitaria genera equipos más diversos y cuando hay diversidad, se ponen más ideas sobre la mesa y se consiguen más oportunidades para aprovechar talentos. “Invito a las empresas a que se sumen a los principios de empoderamiento de las mujeres, trabajando en conjunto hacia un país más igualitario y, en definitiva, para un mundo mejor”, propuso.

Ausente con aviso, la investigadora Principal del CONICET y doctora en Física Karen Hallberg envió un mensaje desde París, adonde viajó para recibir el premio L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia”. El público reservó un aplauso especial para Valeria Bergman, la nueva rectora del Colegio Nacional Buenos Aires, la segunda en la historia en alcanzar este cargo y una referente dentro de la educación del país. Las cifras concentraron gran parte de su disertación: reveló, por ejemplo, que más del 80% de la docencia es ejercida por mujeres, pero que, sin embargo, no son ellas las que lideran los cargos jerárquicos dentro de las instituciones educativas.

“Las cifras son la interpelación a la acción”, expresó finalmente la ex legisladora Margarita Stolbizer. Y aseguró que es difícil luchar por la igualdad de género en una sociedad tremendamente desigual. Luego mencionó que en todo el mundo sólo hay seis países con gabinetes paritarios y 17 jefas de estado, y que en la Argentina apenas dos mujeres tienen el cargo de Ministras en el gobierno nacional. “El gran desafío es la igualdad, pero no es una lucha de mujeres contra varones, es una lucha de las mujeres con los varones para construir una sociedad más justa”, afirmó.

El desafío es inmenso, sí, pero la recompensa bien vale el esfuerzo.

Si querés saber más sobre el trabajo de Coca-Cola para impulsar el rol de las mujeres en la sociedad hacé click acá