“Creo que uno pone las cosas en perspectiva cuando emigra. Si bien soy uruguaya, viví diez años de mi infancia en Caracas, así que emigrar no era nuevo para mí cuando vine a Buenos Aires después de haber vivido seis años en México. En cambio, sí lo fue emprender una carrera siendo mamá de una niña de tres años”, aseguró Soledad Izquierdo, Vicepresidenta de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola para el Sur de América Latina, al inicio de su presentación en el foro Mujeres Líderes, organizado por el diario La Nación. Consciente de que la maternidad puede ser un freno para el crecimiento profesional femenino, Soledad no dudó en compartir su experiencia personal y resaltó el aporte de la Compañía para acompañar a las mujeres. 

“Con la gran generosidad de mi esposo acordamos que él se iba a ocupar de acompañar a Cande mientras yo salía a trabajar. Creo que eso fue lo que me permitió crecer. Hasta que aprendí cómo se integran las cosas. Muchas veces las mujeres no hablamos de la parte más difícil, que es lo que a veces nos frena en nuestros trabajos. Son las cosas que luego permiten a uno dentro de las organizaciones animar a las mujeres a dar el paso y concretar sus sueños”, añadió Soledad durante la cuarta edición del evento que reunió el Hotel Four Seasons de Buenos Aires a emprendedoras, ejecutivas y directivas para intercambiar experiencias sobre la participación de las mujeres en el mercado laboral.

Soledad integró el panel junto a Patricia Bindi (HSBC), Agustina Señorans (GCBA), Ethel Zulli (Renault Argentina) y Paula Arregui (MercadoPago). En ese marco presentó el programa 5by20, con el que Coca-Cola busca capacitar y empoderar a cinco millones de mujeres en el mundo para 2020. “Nos dimos cuenta de que teníamos que poner el foco en esto y en 2010 entendimos el efecto multiplicador enorme que tiene la mujer a nivel de cambio y transformación social y en el impulso de la economía”, resaltó Soledad, quien detalló: “Estamos enfocados en empoderar a las mujeres en toda nuestra cadena de valor: desde las agricultoras, que enfrentan muchas barreras; hasta nuestros clientes, que en el 80% por ciento de los casos son pequeñas y medianas empresas lideradas por mujeres, pasando por las artesanas, que son quienes trabajan con el material reciclado de nuestros empaques”.

Las cinco mujeres convocadas en el panel abordaron el tema del desarrollo profesional y familiar, y el de la lucha para que la igualdad de género y la diversidad sean una realidad en el mundo empresarial. Ethel Zulli, Gerente de Sustentabilidad de Renault Argentina, recordó que cuando comenzó a trabajar en el área de Marketing de la compañía aún estaba estudiando: “De las más de 80 personas que participábamos del encuentro de fin de año, solamente tres éramos mujeres”, describió. Desde entonces, muchas cosas cambiaron y no sólo en Renault: hoy son mujeres quienes lideran áreas estratégicas en muchas de las compañías que participaron del encuentro.

Patricia Bindi, Directora de Banca de Empresas de HSBC Argentina, animó a las mujeres a seguir dando pasos adelante. Y mencionó algunas cifras que dan cuenta del cambio en su sector: “Entre 2012 y la actualidad, las gerentes mujeres en Argentina pasamos de representar el 24% al 31%. Y para 2020 se proyecta tener un 30% de mujeres en puestos de Senior Management”.

Incluir a los hombres

Las compañías grandes o con una larga trayectoria en el mercado lograron incorporar esta nueva cultura corporativa basada en la igualdad de género y la diversidad en su ADN, con convicción y acciones especialmente diseñadas.

Otras, más nuevas, lo llevan desde su propia génesis. Es el caso de MercadoLibre, compañía líder de comercio electrónico. Paula Arregui, Vicepresidenta Senior de Producto de MercadoPago, la solución de pagos de la empresa, explicó: “Venimos de una concepción bien distinta, que ya nace con esta igualdad de género impregnada en lo que hacemos. Creo que es una cultura que, además, nos lleva a pensar las cosas desde la meritocracia y el empoderamiento, sin tiempo para ver si quien toma una decisión tiene pollera o no”.

Soledad compartió esta idea y cerró el debate con una invitación: “Incluir al hombre en este proceso de cambio”. La Vicepresidenta de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola para el Sur de América Latina, contó a las otras mujeres: “Una de las cosas que aprendimos, y que fue muy enriquecedora, es que los hombres fueron los primeros en decir ‘empecemos a cambiar el horario de las reuniones, no más cenas; hagamos almuerzos’. Creo que tenemos un camino que recorrer de la mano. Y no lo vamos a lograr a la velocidad que se necesita si no vamos juntos”.

Si querés saber más sobre el trabajo de Coca-Cola para el empoderamiento de las mujeres, hacé click acá