“Una empresa exportadora contrata tres veces más personal que una que no lo es”, aseguró Alejandro Wagner, Director de Comercio Exterior de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, en el inicio del Foro Mujeres Exportadoras. La actividad, realizada en forma paralela a la Cumbre del W20 celebrada en Buenos Aires, buscó animar a las mujeres a vender más allá de las fronteras del país. “Sólo el 1% de las empresas argentinas exporta al mundo”, agregó Alejandro para alentarlas.

Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola Argentina, expuso ante el auditorio el rol de la Compañía en el fomento de las exportaciones entre los integrantes del Sistema Coca-Cola, esto es, la red compuesta por sus socios embotelladores y proveedores, como productores de naranjas y limones del norte del país. “Argentina es uno de los principales proveedores de nuestro Sistema a nivel mundial”, aseguró Mariale. Y agregó: “Esto quiere decir que si consumimos una lata de Sprite en otro país, lo más probable es que el limón con el que se fabricó esa bebida sea argentino. Esto tiene que ver con nuestra cadena de valor y con que Coca-Cola tiene un gran efecto sobre las economías regionales en Argentina”, señaló.

Exportar sin miedo

Argentina posee cerca de 800.000 empresas, pero sólo 8.000 de ellas exportan, según datos de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional. Y apenas algunas de las firmas exportadoras lo hacen en forma sostenida y constante. La mayoría exportó ocasionalmente y luego dejó de hacerlo. “El gran desafío está en lograr que esas empresas se lancen a exportar sin miedo. Si están lideradas por mujeres, que suelen enfrentar más barreras, es muy importante acompañarlas y darles el empujón que  quizá necesiten”, afirmó Helena Estrada, Directora del Centro para el Desarrollo Económico de la Mujer (Cedem) del Ministerio de Producción de la Nación.

Las mujeres a las que hace referencia Helena son principalmente aquellas al frente de micro, pequeñas y medianas empresas; monotributistas argentinas de todos los sectores que desean iniciar sus actividades de exportación o expandir su presencia en los mercados internacionales. Una promesa silenciosa que puede ayudar a impulsar el crecimiento del país.

Si querés leer sobre la capacitación realizada a emprendedoras en Bahía Blanca, leé esta nota.