La Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola Argentina cerró el primer día de la Jornada Internacional “Mujeres que Hacen e Inspiran”, organizada por Fundación Global. Este año, el evento conmemoró el 25° aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de la ONU realizada en Beijing, un hito en la lucha por los derechos femeninos.

“Estoy contenta y muy orgullosa de participar en este encuentro. Es una manera de celebrar los cinco años que llevamos trabajando juntos”. Así comenzó Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola Argentina, su participación en la Jornada Internacional “Mujeres que Hacen e Inspiran, Beijing+25”. El espacio de reflexión y debate sobre la igualdad de derechos fue organizado por Fundación Global, una de las grandes aliadas de la Compañía en el país para llevar adelante su programa mundial 5by20, creado en 2010 para empoderar a 5 millones de mujeres de todo el planeta antes de que finalizara 2020. En la Argentina la meta era llegar a 10.000 mujeres, logro que se  alcanzó a principios de este año.

En un ida y vuelta con Graciela Adán, titular de la organización anfitriona, Mariale aprovechó para recordar los diferentes momentos del camino que llevó 5by20 a todos los rincones del país. “En primer lugar, nos sirvió para entender cuál era el significado de hablar de empoderamiento”, sostuvo. Y resaltó una de las conclusiones más importantes a las que llegaron: “Es difícil empoderarse sin independencia económica. Las capacitaciones que hicimos nos llevaron a resolver que teníamos que darle a las mujeres con espíritu emprendedor herramientas para que sus negocios fueran exitosos, para que pudieran vivir de ellos”.

Luego de un video que reflejó buena parte de las actividades realizadas en el marco de 5by20 en Argentina, que incluyeron conferencias, talleres y charlas que abordaron temas como emprendedurismo, educación financiera, violencia de género e incluso cursos de programación, Mariale recordó la relevancia de las mujeres en toda la cadena de valor de la Compañía, desde el campo –donde se producen las materias primas de las bebidas– hasta el almacén y el consumidor final, que es quien lleva los productos de Coca-Cola a su hogar. Y señaló que entre los más de 264.000 clientes de la Compañía en el país, casi el 90% son pequeños almacenes, kioscos y autoservicios. “Una gran parte de ellos están manejados por mujeres, aunque muchas veces lo hacen de manera invisible: los gestionan en el día a día, pero no son las dueñas”, informó.

En ese sentido, la ejecutiva de Coca-Cola enfatizó en la importancia de poner el foco sobre el trabajo no remunerado, uno de los grandes temas en los debates para alcanzar una sociedad más equitativa. “Las estadísticas muestran que las mujeres hacemos el 66% del trabajo pero sólo recibimos el 10% de los ingresos que circulan en el mundo. Realizamos muchas tareas sin percibir dinero a cambio, pero no por eso carecen de valor. Cuando lo analizamos en términos de Producto Bruto Interno (PBI) lo que hacemos es casi tan importante como lo que aporta la industria”, aseguró.

Pasado, presente y futuro

La intervención de Mariale cerró la primera de las dos jornadas del encuentro, que este año se realizó de manera virtual. Con el eje puesto en la conmemoración de los 25 años de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer convocada por la ONU en Beijing –“fue  allí donde hubo un antes y un después en los derechos de las mujeres”, precisó Graciela durante sus palabras de bienvenida–, la actividad contó con la participación de mujeres líderes de todos los ámbitos de la sociedad, que dialogaron sobre el rol femenino en la economía, la política y en el futuro del planeta.

En este sentido, Mariale recordó las dificultades de las mujeres en todo el mundo para acceder a posiciones de liderazgo en una organización, aunque aclaró que no es el caso de la Compañía Coca-Cola, donde el 50% de los cargos jerárquicos a nivel regional están ocupados por mujeres. Sin embargo, señaló que en esta parte del mundo las problemáticas pueden ser todavía más estructurales. “El techo de cristal existe y está en nosotras mismas tratar de derribarlo, pero muchas veces, y sobre todo en nuestros países, el problema más bien es un piso de barro: las mujeres de los sectores socioeconómicos más castigados son las más vulnerables y las que menos posibilidades tienen”, cuestionó.

Para terminar, Mariale volvió a resaltar la importancia del trabajo realizado junto a Fundación Global y otros actores estratégicos para apoyar el desarrollo económico femenino: “Lo mejor es que se sembró a futuro, que es algo que queda, que prospera y que tiene bases fuertes para generar un efecto derrame. Esas mujeres que se capacitaron serán, a su vez, las que puedan empoderar a otras”.

 

Si querés saber más sobre el vínculo entre Coca-Cola y Fundación Global para llevar adelante 5by20, leé esta nota.