Fundada en 1963 por dos ex estrellas del fútbol local, La Guitarrita se convirtió en un clásico entre las pizzerías porteñas. Recientemente se sumó a nuestro programa Para Todas las Mesas, y ofrece un menú con descuento que se traducirá en platos de comida para quienes más lo necesitan.

Platos autografiados, recortes de diarios, fotos históricas del deporte argentino y camisetas de fútbol de todos los colores ocupan cada centímetro de las paredes del local de La Guitarrita ubicado en el barrio de Núñez. Esos recuerdos cuentan miles de historias pero, al mismo tiempo, una sola: la de una pizzería que desde hace casi 60 años es una parada obligada para tres generaciones de porteños. Un sentimiento que trasciende la cultura de la pelota que se respira en el lugar que fue fundado por dos famosos ex futbolistas argentinos, y que la convierte en uno de los íconos de Buenos Aires.

René Pontoni, el actual dueño de La Guitarrita, es sobrino de Mario Boyé, con historia en Boca y Racing, y nieto (y homónimo) de la famosa gloria del San Lorenzo de los años ’40. Su abuelo, goleador preferido del Papa Francisco, le dejó además del negocio varias anécdotas inolvidables: “Por la admiración que le tenía, Su Santidad recibió a mi familia en el Vaticano”, relata el joven a Journey. “Mi papá le llevó de regalo para su museo una pelota antigua que tuve toda mi vida en mi habitación. Pero Francisco no la aceptó porque entendió que debía permanecer en la familia, así que la trajeron de regreso… ¡y en la emoción de la vuelta se la olvidaron en un taxi!”, se ríe.

El recuerdo de ésa número 5 extraviada se suma al de sus vivencias infantiles en la pizzería que hoy comanda y que originalmente estaba ubicada en Ciudad de La Paz y Blanco Encalada, en pleno barrio de Belgrano: allí, el niño René pasó horas detrás del mostrador acompañando a su familia. Por eso, cuando en octubre de 2005 le anunciaron que el cierre era inminente, no dudó en pedir permiso y tomar las riendas del negocio familiar. Tenía 25 años, se había recibido de periodista deportivo y buscaba un título en Contabilidad, pero decidió dejar todo a un lado y dedicarse a reflotar la pizzería. “Con mi esposa nos dijimos ‘toda esta historia no puede morir así’”, rememora. Les tomó 11 meses y hasta debieron mudarla de barrio, pero en septiembre de 2006 La Guitarrita volvió a abrir sus puertas.

LA_GUITARRITA_PIZZERÍA
La Guitarrita participa de Para Todas las Mesas, el programa que Coca-Cola lleva adelante en Argentina, Brasil, México, Chile, Colombia, Bolivia y Perú.


Una de las cosas que le ocurrieron en ese proceso, asegura, fue darse cuenta de que no estaba solo. “Un tiempo antes de la reapertura pusimos un cartel en la puerta anticipando el regreso de La Guitarrita y no pasó un solo día sin que alguien frenara para contarnos su historia con la pizzería: que los traían sus padres, que acá conocieron a sus parejas… lo cuento y todavía se me eriza la piel”, grafica. En retrospectiva, esos días previos fueron un anticipo de lo que estaba por venir: el éxito de la reapertura fue instantáneo y antes de que se cumpliera una semana ya tuvieron que agrandar el horno. Hoy, 15 años después, la marca está presente en otras ocho sucursales.

En las buenas y en las malas

Durante la entrevista con Journey, las restricciones por la segunda ola de la pandemia del coronavirus en el país impedían a los restaurantes porteños recibir público puertas adentro. Su sala vacía era una imagen clara de la crisis que atraviesan los emprendimientos gastronómicos: en el punto más crítico de la cuarentena, el volumen de ventas del negocio de René se redujo en un 40 por ciento. “Estamos todos golpeadísimos. Nosotros tuvimos que endeudarnos, no nos quedó otra. Pero la clave fue superar el peor momento, y ahora la expectativa es que para la primavera haya una vuelta a cierta normalidad que signifique el despegue”, se ilusiona.

En este contexto, René no dudó en sumar a La Guitarrita a Para Todas las Mesas, el programa que la Compañía Coca-Cola impulsa en Argentina y otros seis países de Latinoamérica para dar visibilidad al sector, traccionar ventas y, al mismo tiempo, llevar alivio a poblaciones vulnerables en tiempos tan difíciles. El espíritu de Para Todas las Mesas es generar una cadena solidaria en la que todos ganan. El circuito comienza cuando encargás un combo que incluya un producto del portafolio de Coca-Cola a través de Rappi, PedidosYa o Wabi en alguno de los restaurantes adheridos. Ya con ese simple acto colaborás con uno de los rubros más golpeados por la pandemia, como es el gastronómico. Pero, además, la Compañía realizará una donación a la ONG Caminos Solidarios, que transformará lo recibido en platos de comida para alguien que lo necesite.

LA_GUITARRITA_PIZZERÍA
Durante la visita de Journey el salón de La Guitarrita estaba vacío: las restricciones por la segunda ola de la pandemia impedían recibir público puertas adentro. 

“Se trata de aportar un granito de arena”, dice René. Y fiel al estilo de La Guitarrita, define: “Que una compañía líder como Coca-Cola tenga esta iniciativa y que nosotros, desde nuestro humilde lugar, podamos dar una mano es un golazo”. La Guitarrita participa de la acción “Pedí un combo con Coca-Cola y doná” que hasta el 4 de julio permite adquirir en las plataformas de delivery participantes un menú a precio diferencial tanto en sus locales como en cadenas como McDonalds, Subway, KFC, Wendy´s, La Brioche Dorée, Burger 54, La Panera Rosa y Sushi Club.

COMBO_WABI_COCA-COLA
Para colaborar, tenés tiempo hasta el 4 de julio de seleccionar a través de Wabi, PedidosYa o Rappi un combo que incluya una bebida del portafolio de Coca-Cola


Para Todas las Mesas forma parte del amplio conjunto de acciones que realiza Coca-Cola junto a sus socios en respuesta a la pandemia. Desde abril de 2020, Coca-Cola Argentina donó más de dos millones de litros de bebidas a diferentes centros comunitarios y de salud; entregó equipos de protección personal a instituciones sanitarias y clientes; e invirtió $770 millones en el programa Estemos Abiertos, que dio apoyo a más de 25.000 kioscos y almacenes de barrio en distintas provincias del país para colaborar con su reactivación.

Si querés conocer historias de almaceneros que recibieron el apoyo económico de Estemos Abiertos podés leer esta nota sobre Alejandro y Carola y ésta acerca de Mony.