Ya se puso en marcha la iniciativa por la que unos 600 dueños de comercios de cercanía de zonas vulnerables del Gran Buenos Aires, Salta y Córdoba recibirán una ayuda económica para hacer frente a la pandemia. La acción se enmarca dentro de “Estemos Abiertos”, el programa de Coca-Cola Argentina que, en alianza con Solidagro, busca apoyar la reactivación de kioscos, almacenes y autoservicios.

Un llamado, un formulario de preinscripción que se completa on line y una transferencia a una cuenta de Wabipay, la billetera virtual de Wabi. Así de ágil es el proceso por el que unos 500 dueños de kioscos, almacenes o autoservicios de la Ciudad de Buenos Aires, del Gran Buenos Aires, de Salta y Córdoba podrán acceder a la ayuda económica de “Estemos Abiertos. Juntos Salimos Adelante”, el programa con el que Coca-Cola Argentina, en alianza con Solidagro, busca amortiguar el impacto que generó en esos negocios la pandemia del Covid-19.

“Estemos abiertos” pone el foco en aquellos comercios de zonas vulnerables (50 de Córdoba, 50 de Salta y 400 entre el Gran Buenos Aires y el Barrio Mitre de CABA) que cumplen un rol clave en el abastecimiento de los vecinos, muchas veces desde las propias ventanas de sus hogares, y que en los últimos meses se endeudaron para poder seguir trabajando o debieron bajar sus persianas. El relevamiento de los posibles beneficiarios del programa se realizó con la ayuda de los socios embotelladores de Coca-Cola en cada región, que fueron quienes preseleccionaron a aquellos clientes que consideraban que podían aplicar a estos criterios para que, desde Solidagro, les ofrecieran la posibilidad de sumarse.

Una vez que reciben la propuesta, los kiosqueros, almaceneros y dueños de autoservicios preseleccionados interesados en recibir la ayuda económica sólo deben completar un formulario a través de la plataforma online Google Forms y luego esperar la adjudicación del dinero. No se trata de que tomen un crédito ni de empujarlos a asumir un riesgo financiero que en este momento no pueden afrontar: la idea es que luego ellos devuelvan esta ayuda con algún tipo de acción solidaria en su comunidad.

“Lo que les estamos proponiendo no es un crédito, sino una ayuda económica no reembolsable. En este caso no se espera que los comercios hagan una devolución del dinero en algún momento, sino que lo que buscamos es iniciar una cadena de favores”, explican desde Solidagro, la ONG que lleva adelante la iniciativa –que también incluye medidas como la entrega de equipos de bioseguridad, gracias al aporte de la Fundación Coca-Cola. La idea es que una vez que la situación sanitaria lo permita, quienes recibieron la ayuda colaboren, por ejemplo, con alguno de los 2.500 comedores que posee Solidagro en el país, ya sea con su tiempo o por medio de la entrega de productos.

Acompañar en el proceso

El hecho de que la adjudicación del dinero se realice a través de la billetera virtual de Wabi cumple la función de facilitar el proceso, hacerlo más rápido, y que la transferencia pueda realizarse incluso a quienes no están bancarizados: lo único que se necesita para activar la cuenta de Wabipay es poner el nombre completo y número de DNI de quien va a recibir la ayuda. Una vez obtenida, existe la posibilidad de hacer compras desde la misma aplicación o bien se puede transferir el dinero a una cuenta bancaria para extraerlo en efectivo.

El objetivo del programa es que los comerciantes inviertan la ayuda para renovar capital de trabajo, puedan activar su canal de delivery, o mejoren la infraestructura en cuanto a seguridad sanitaria y equipamiento. Los beneficiarios deberán indicar con antelación cuál será el uso que le darán al dinero y estar inscriptos en el sistema tributario o comprometerse a hacerlo.

Quienes finalmente reciban la ayuda económica tendrán otro beneficio a su disposición: una beca en “ProgramON”, la iniciativa dirigida a jóvenes de 17 a 24 años con el que Coca-Cola apuesta por la alfabetización digital y la capacitación para la búsqueda del primer empleo. De la mano de Chicos.NET, los comerciantes podrán inscribir a un hijo, sobrino u otro joven del entorno cercano al comercio, que luego será quien los ayudará con las nuevas herramientas y oportunidades de negocio asociadas a la tecnología, lo que les permitirá una mejor gestión en el manejo de stocks y fondos de su comercio. Un círculo virtuoso que además resolver una problemática concreta actual, apuesta por el futuro.

Si querés conocer las acciones del Sistema Coca-Cola para colaborar con las comunidades al inicio de la pandemia hacé click acá