La iniciativa del área Comercial de la Compañía se inscribe dentro del programa Estemos Abiertos, con el que el Sistema Coca-Cola, en alianza con Solidagro,  busca apuntalar a sus clientes tradicionales en la Argentina.

El desafío es volver a levantar las persianas, y Thiago Santos, Director de Estrategia Comercial de Coca-Cola para el Sur de América Latina, sabe cómo ayudar a que eso suceda: “Los productos de la Compañía, son los que más rotan en los kioscos y almacenes, y representan el 40% de la facturación total de estos comercios”, describe a Journey.

Así, en el momento más crítico de la pandemia en el país, Coca-Cola Argentina decidió apoyar a sus principales clientes aportándoles, sin cargo, el 50% de uno de sus pedidos habituales de bebidas de la Compañía. La idea es que unos 25.000 pequeños comercios de barrio puedan reconstruir su capital de trabajo y comenzar a mirar hacia adelante. “Con el aporte de la mitad de un pedido les estamos dando los medios para afrontar deudas y recuperarse”, asegura Thiago, quien aclara que la asistencia se realiza en una sola oportunidad y el volumen se define en base al historial de compras de cada beneficiario. A su vez, los beneficiarios son seleccionados por los equipos comerciales de los socios embotelladores de Coca-Cola en el país, en función de aquellos clientes que fueron más afectados en la cuarentena.

La iniciativa comercial se enmarca dentro de la campaña regional #Juntos Salimos Adelante, que en Argentina dio lugar al programa Estemos Abiertos, con el que el Sistema Coca-Cola local se propuso impulsar, en alianza con Solidagro, la reactivación del llamado canal tradicional. Además de la entrega de productos, incluye también la provisión de mamparas y otros elementos de higiene y bioseguridad y una línea de ayuda financiera para unos 500 comercios.

Así como en Argentina, #Juntos Salimos Adelante se extiende con alto impacto en Uruguay, Chile, Bolivia, Paraguay y Perú, donde los locales de cercanía tienen un fuerte arraigo cultural y hoy se encuentran en crisis por la pandemia. “Es el canal de ventas más importante para Coca-Cola en América Latina”, asegura Thiago. Y agrega: “Pero también son el soporte de la economía de todos estos países. Por eso me parece muy interesante poder trabajar con ellos y garantizarles que van a crecer con nosotros. Es nuestra conexión con la gente”, enfatiza. En nuestro país, kioscos, almacenes y autoservicios representan el 90% de los 264.000 clientes de la Compañía.

Presentes en el día a día

La iniciativa que lidera Thiago comenzó en julio y seguirá activa durante todo el trimestre invernal, con la esperanza de que la llegada de la primavera le gane terreno al coronavirus y el aislamiento obligatorio se flexibilice cada vez más.

Pero el compromiso de la Compañía con sus clientes trasciende estas acciones puntuales, y en lo cotidiano busca ofrecer siempre el mejor soporte de acuerdo a las condiciones que fijan las medidas sanitarias en cada lugar. “Para nosotros es muy importante mantener las entregas y que no se produzca una ruptura de mercado. Por eso seguimos dando atención y servicio presencial siempre que sea posible, aunque sin perder de vista los protocolos de seguridad”, explica Thiago. Y anticipa que los próximos planes incluyen la vuelta de las campañas de marketing, una pieza esencial para la comunicación de las marcas de la Compañía, pero sobre todo para comerciantes y consumidores que así acceden a descuentos y otros beneficios.

“Esperamos volver tan pronto como se alivien las restricciones a la circulación, porque para las tiendas lo importante es que los productos roten. Queremos ayudar a que eso ocurra a la misma velocidad que antes”, cierra Thiago, optimista  y ávido por ayudar a que sus clientes puedan proyectar a futuro.

Si querés conocer cómo tuvieron que adaptar sus rutinas por el coronavirus los kioscos y almacenes leé esta nota