Más allá de las creencias, Navidad es sinónimo de reunión y de encuentro. Con eso en mente, voluntarios de dos de las embotelladoras de Coca-Cola Argentina decidieron poner manos a la obra y, disfrazados de Papá Noel, renos o de arbolitos navideños, visitaron hospitales y hogares de niños y abuelos para llevar música, obsequios y buenas energías a aquellos que están atravesando una situación complicada.

En Córdoba, más de 90 voluntarios de Andina –la socia embotelladora de la Compañía para la zona centro y sur del país– le pusieron magia a una nueva edición de “Hagamos la Navidad juntos”, iniciativa que ya es una tradición para los asociados de la capital provincial. En esta oportunidad, los participantes se dividieron en seis grupos y realizaron actividades durante dos jornadas: el primer día visitaron el Barrio Chacras, el geriátrico Sol de Otoño y el Hospital Infantil Municipal; al día siguiente fueron a la Fundación IRAM, la Casa Ronald McDonald y el Hospital de Niños de la Santísima Trinidad.

“Celebro que cada año seamos más los que participamos de esto: no importa la edad, todos le ponemos la mejor onda y nos encanta”, señaló Enrique Pérez Estévez, Gerente de Servicios de Marketing, Asuntos Públicos y Comunicación de Coca-Cola Andina Argentina, que conoce bien la importancia de recibir una muestra de afecto en momentos difíciles: “Uno no se da una idea del bien que está haciendo. Yo estuve en una Casa Ronald McDonald con mi hijo y que venga un grupo de personas a visitarte y que te quiera hacer feliz es algo impagable”, aseguró.

En todo el país

Fiel a su estilo, Papá Noel no pasó sólo por Córdoba: de la mano de Arca Continental, otra de las embotelladoras de la Compañía, se llevó adelante una vez más la campaña “Navidad con Sentido”. A través de ella casi 30  instituciones de las 10 provincias en las que la firma tiene presencia recibieron donaciones en vísperas de Nochebuena.

Voluntarios de Arca Continental repartieron juguetes, alimentos, bebidas y ropa en 10 provincias del país. (Foto: Arca Continental)  


Se trató de un trabajo articulado que también contó con la participación de organizaciones no gubernamentales, colegios, medios de comunicación, sindicatos y proveedores. ¿El resultado? Se repartieron 1659 juguetes, 1.400 kilos de alimentos, 800 litros de bebidas, 4.340 prendas de vestir y 643 pares de zapatos. ¡Sin duda hicieron falta varios trineos para repartir a tiempo semejante cargamento!

Si querés leer acerca del apoyo de Coca-Cola Argentina para realizar obras de remodelación en La Casa de Ronald McDonald hacé click acá