El lavado de manos es una de las herramientas más efectivas para prevenir el contagio de muchísimas enfermedades, incluido el del coronavirus. Pero aunque parezca una medida básica y sencilla de implementar, lo cierto es que muchas veces no está al alcance de todos. Eso fue lo que tuvieron en cuenta desde la Fundación EcoAndina cuando imaginaron el higienizador solar móvil, un original proyecto que buscará mejorar las condiciones de salud de la población rural de la Quebrada de Humahuaca, en particular en los mercados y espacios públicos.

El proyecto contempla la construcción de cuatro carros portátiles con un termotanque de 50 litros, grifo dosificador, pileta lavamanos, jabón, luces, una torre de desinfección y un horno para esterilizar productos (la condición es que cada uno quepa en la caja de una camioneta tipo pick-up chica). Como la idea es lograr la eficiencia de todos los recursos utilizados, para aprovechar las características de la región cada carro contará con un panel fotovoltaico para abastecerse de la energía del sol, que será su único “combustible”.

“Hay muchas medidas sanitarias que son muy importantes en este contexto de pandemia, pero que en las zonas rurales no se pueden cumplir porque la realidad que allí se vive lo impide”, explicó a Journey Silvia Rojo, Directora de la Fundación EcoAndina. Y agregó: “Esto excede al coronavirus: a diferencia de lo que pasa en las ciudades, en el campo mucha gente no está al tanto de los riesgos a los que se expone cuando entra en contacto con alimentos y otros objetos sin tomar las medidas de higiene necesarias”.

El proyecto se encuentra en su etapa final de diseño. Desde la fundación EcoAndina esperan comenzar a producirlo en las próximas semanas.


El objetivo es ubicar estos dispositivos de higiene en las plazas principales y los accesos a los mercados centrales de Humahuaca, Tilcara y Purmamarca, además de ferias, paradas de transporte público y en parajes menores. Para eso se articulará con instituciones locales (para contar con operadores capacitados) y con los municipios, los encargados de otorgar los permisos para la instalación en la vía pública. La meta es poder alcanzar al menos a 150 personas por día.

Apoyo clave

La iniciativa es una de las cinco acciones especiales apoyadas por Fundación Vida Silvestre (FVSA) y Coca-Cola Argentina para disminuir las consecuencias del coronavirus en las comunidades más vulnerables del país. Se trató de una convocatoria urgente a organizaciones que suelen trabajar sobre temas sanitarios y que ya hubieran recibido financiamiento a través del Concurso de Agua. En ese sentido, EcoAndina ganó en dos oportunidades el certamen que desde hace 13 años organizan Coca-Cola Argentina y FVSA: la primera fue en la 7° edición, gracias a un proyecto de protección de la cuenca del río Paicone y la segunda fue la 10° edición, con un proyecto en San Juan de Misa Rumi, un poblado de 20 familias que con la ayuda de la fundación se había convertido en el primero en depender de la energía solar, la marca registrada de las iniciativas de EcoAndina.

“No siempre aparece la oportunidad de diseñar algo nuevo, así que estamos muy agradecidos por esta nueva convocatoria. Estamos trabajando en hacer algo interesante para el futuro, que sea sostenible, que no requiera mucho mantenimiento y que no se termine transformando en basura al poco tiempo”, explicó Silvia. Y a modo de conclusión, reflexionó: “Difícilmente logremos que unos pocos higienizadores modifiquen la situación general de la Quebrada, pero queremos que sirvan para llevar un mensaje tan importante como el de la higiene, y con estos artefactos que llamarán la atención esperamos lograr ese objetivo”.

Si querés conocer la iniciativa para hacer frente a la pandemia que lleva adelante Fundapaz en pueblos originarios y campesinos  de Jujuy, Salta, Santa Fe y Santiago del Estero hacé click acá