En 2010 y por primera vez en la historia, la población urbana sobrepasó a la rural. Para 2050, se estima que dos tercios de la gente vivirá en ciudades. Ante tamaño desafío se impone pensar abordajes constructivos. En esa línea, alcaldes de varias de las ciudades más importantes del mundo se reunieron en Buenos Aires en el Urban 20 (U20), una cumbre centrada en el impulso de ciudades más humanas y sustentables, que generó recomendaciones para elevar a los líderes del G20 que confluirán en la Argentina entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre.

Uno de los grandes retos tiene que ver con el empoderamiento femenino. Así, durante el panel “Igualdad de género: cómo las ciudades pueden liderar con el ejemplo”, se llamó a la reflexión a partir de casos concretos.

La Comisionada de Relaciones Internacionales de la ciudad de Nueva York, Penny Abeywardena, aconsejó a los responsables de los gobiernos locales preguntarse “¿qué podemos hacer cada uno de nosotros, en nuestra área, para generar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres desde un nuevo punto de partida?”. Para ella, es necesario un cambio cultural que humanice a los habitantes de las ciudades.

Por su parte, OluTimehin Adegbeye, escritora y activista nigeriana, aportó una mirada muy dura sobre la falta de humanidad en determinadas políticas. “En Nigeria es ilegal ser LGTB. ¿Cómo puede ser? Si vivir la vida con libertad es ilegal, ¿cómo podemos escuchar las voces de las minorías de las ciudades y entablar un diálogo seguro entre ciudadanía y autoridades locales?”, se preguntó. Y agregó: “Solamente por el hecho de habitar en su ciudad, los gobiernos locales deberían reconocer sus derechos”. Luego recordó que en muchos países de África, millones de ciudadanos son víctimas de acoso y persecución por parte de las instituciones públicas debido a su orientación sexual.

“Los gobiernos nacionales y locales deben trabajar de la mano para lograr que la participación ciudadana sea más equitativa y también para asegurar un mayor empoderamiento de la mujer. Aún existen grandes desigualdades de género en muchas ciudades, las que afectan la falta de oportunidades para ellas”, enfatizó Sanjay Pradhan, CEO de Open Government Partnership, una iniciativa multilateral que intenta asegurar compromisos concretos de gobiernos nacionales y sub-nacionales para promover el gobierno abierto, dar más poder a los ciudadanos, luchar contra la corrupción y utilizar las nuevas tecnologías para fortalecer la gobernanza.

A su turno, Daniel Martínez, intendente de Montevideo y único hombre del panel, explicó que “es fundamental que aquellas políticas vinculadas con la igualdad de género sean transversales, que integren las agendas de todas las áreas de gobierno y no solamente de una secretaría concreta”. En diálogo con Journey tras participar en el panel, agregó: “En Montevideo, por ejemplo, pusimos en marcha el programa Comuna Mujer, una experiencia hermosísima que ya tiene 20 años y donde son los vecinos, acompañados y apoyados por la intendencia, los que acompañan y cobijan a las mujeres que sufren violencia doméstica”, graficó.

Pensar las ciudades

Urban 20, iniciativa de las ciudades de Buenos Aires y París, buscó coordinar una posición conjunta entre los alcaldes de las principales ciudades del G20 y otros centros urbanos globales, para informar y enriquecer las discusiones de los líderes nacionales de cara a la próxima Cumbre del G20. Además de discutir sobre la igualdad de género, se plantearon recomendaciones en materia de acción por el clima, integración social, empleos del futuro y acceso al financiamiento.

Realizado en el Centro de Exposiciones de la Ciudad, el encuentro reunió a casi 5.000 personas, entre autoridades, urbanistas, miembros de organismos internacionales, líderes del sector privado y de organizaciones de la sociedad civil. El comunicado final, firmado por alcaldes de 34 ciudades en las que viven 1,5 billones de personas, insta a las naciones del G20 a implementar una serie de medidas, como poner en práctica rápidamente el Acuerdo de París para alcanzar la neutralidad de emisiones para 2050; acelerar el cambio global de los combustibles fósiles hacia la energía limpia y renovable; mejorar el acceso de mujeres y niñas a la educación, habilidades, capacitación y apoyo financiero para mejorar su empoderamiento económico; y promover un acceso más simple y directo al financiamiento para los gobiernos de las ciudades para lograr una urbanización sostenible.

Si querés leer sobre la reunión del Women 20 (W20) realizada en Buenos Aires, hacé click acá.