Flicts es un color que no se encuentra en ningún lugar del mundo: no está en el arco iris, en banderas, en el cielo ni el mar. Su tono marrón ligeramente amarillento fue inventado por el famoso autor de cuentos infantiles Ziraldo y es una parte esencial del logotipo creado para celebrar los 20 años del Instituto Coca-Cola Brasil.

De los ocho colores que forman parte de la imagen, el Flicts es el que representa la inclusión. “Flicts es uno de mis libros favoritos y habla de inclusión, que también es el objetivo principal del Instituto Coca-Cola Brasil. Pensé que si agregábamos este color, nuestro logotipo tendría mucho sentido”, explica Daniela Redondo, Directora del Instituto cuya misión es promover transformaciones sociales en Brasil.

Daniela Redondo es directora del Instituto Coca-Cola Brasil, una organización cuya misión es promover el cambio social a gran escala.

Luego de trabajar en áreas de educación y reciclaje, la organización hoy se enfoca en el desarrollo de comunidades de bajos ingresos, especialmente con programas de empleo para jóvenes y de acceso a agua.

El programa Colectivo Juvenil es uno de ellos y tiene como objetivo inspirar y empoderar a los jóvenes de 16 a 25 años que viven en comunidades urbanas de bajos ingresos. A partir de entrenamientos se mejora la autoestima de los participantes y, a la vez, los conecta con oportunidades para generar ingresos.

La iniciativa ya es considerada por el Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios (MDIC) como como una más grande del país en generación de empleo joven: desde 2009, fueron beneficiados más de 219.000 jóvenes, provenientes de más de 120 comunidades de todo el país.

Por su parte, el programa Agua + Acceso tiene como objetivo aumentar la llegada de agua potable a comunidades rurales y de bajos ingresos, a través de modelos autosustentables de gestión comunitaria del agua. La iniciativa ya impactó a 77.000 personas en 200 comunidades rurales que no tenían acceso a este recurso.

“Si lo que queremos es promover el cambio social, debemos pensar siempre en las aplicaciones a gran escala. Queremos ser tan relevantes para el mundo social como lo es Coca-Cola para el mundo de los negocios”, destaca Daniela.

El trabajo del instituto también tiene una visión transversal de todas sus iniciativas, centrándose en las mujeres y otras poblaciones más vulnerables dentro del contexto social brasileño actual. Según Daniela, el sector privado no puede ignorar este contexto: “El desarrollo socioeconómico fortalece a una sociedad. Y en sociedades fortalecidas, las empresas prosperan. El papel de las empresas es construir puentes para que esto suceda”.

El logo del Instituto Coca-Cola Brasil con el inédito color flicts, en el primer lugar.