Imaginen que un día entre extractos bancarios y promociones reciben un mail que resulta ser una propuesta de Barack y Michelle Obama. Algo así le sucedió a la argentina Delfina Irazusta: al abrir el correo electrónico de su trabajo se encontró con la invitación para participar del primer Obama Foundation Summit, evento que reunió en Chicago a los jóvenes con las ideas más inspiradoras del planeta, y del que también participó, entre otras personalidades, el príncipe Harry de Inglaterra.

Esta emprendedora innata ya había aparecido en el radar internacional en 2014 cuando se sumó a Global Shapers, la red internacional de millenials comprometidos con su entorno creada por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) y de la que Coca-Cola es socia fundadora. Ahora, la fundación dirigida por los Obama se interesó por la Red de Innovación Local (RIL), una organización sin fines de lucro ideada por Delfina, que ayuda a intendentes de 90 municipios de todo el país a solucionar sus problemas de gestión “a través de la conformación de una red de ciudades que comparten la vocación de mejora continua y la confianza en el aprendizaje entre pares”, según define su página web.

A Delfina la sorprendió la invitación, ya que no se había postulado para el Summit. De hecho, fue la Fundación Obama quien tomó nota de su iniciativa. Durante los días previos a su llegada a Chicago, la argentina se preguntaba por qué les había interesado su proyecto. Salió de la duda en cuanto escuchó a Barack Obama. “Parece que hablara el alcalde de Chicago, no un ex presidente”, cuenta con una sonrisa. Y explica que encontró en él a un líder cercano, preocupado por los problemas de las comunidades. Para ella, Obama es el caso de un buen representante local que, con el tiempo, llegó hasta la Casa Blanca.

Esta joven, que creció entre Pergamino y Trenque Lauquen, habla con Journey sobre sus días en “la ciudad de los vientos” con el discurso acelerado. Como una niña que regresa del mejor campamento de su vida. Delfina se empapó de “historias alucinantes” de gente que busca cambiar el mundo. “Me encontré con 250 chicos que contaban con mucha pasión todo lo que están haciendo”, resalta Delfina, de 30 años, quien recuerda especialmente cómo la abrumó el relato de una joven de Arabia Saudita a la que descubrieron manejando un auto en un país donde las mujeres lo tenían prohibido. “Estuvo presa y desde que salió de la cárcel se dedicó a trabajar para que las mujeres también pudieran conducir, algo que finalmente consiguió este año”, señala con emoción.

Experiencia única

“Mucho de lo que trabajamos durante el encuentro en Chicago se centró en cómo potenciar a la comunidad. Entiendo que nuestro proyecto les atrajo desde ese lugar”, indica Delfina, que recuerda que al hablar de Chicago, su ciudad, Obama se preocupó por los vecinos y resaltó que hacían falta iniciativas para las zonas desfavorecidas del lugar.

Delfina pudo intercambiar ideas con Ben Rhodes, una de las piezas clave del gobierno de Obama (entre otras cosas, Rhodes negoció el deshielo de las relaciones entre EE.UU. y Cuba). Cuenta que el ex asesor de Seguridad Nacional consideró como una gran oportunidad la idea de la Red de Innovación Local de trabajar en redes terriorialmente dispersas.

Ya hace tres años y medio que Delfina llevó a la práctica lo que, en principio, era su tesis de posgrado en Desarrollo Local. “El asociativismo intermunicipal en la Argentina no funcionaba bien y los municipios del interior estaban un poco olvidados”, asegura esta Global Shaper, que se dio cuenta de eso cuando llegó a Buenos Aires para estudiar. Con un equipo joven, RIL organiza grupos de trabajo de ocho intendentes, que se reúnen una vez al mes y plantean los problemas de sus municipios. Entre todos, ayudan a resolver las necesidades del otro. Por ejemplo, a través de la Red las intendencias promueven la organización de actividades culturales y educativas y mejoran el cuidado de la luz, el agua y el medio ambiente.

Aunque RIL ya logró avances en las políticas públicas de 90 localidades, su directora ejecutiva es ambiciosa y asegura que sólo trabajan al 5% de su capacidad. “Hay 2.200 municipios en el país. Más municipios son más conocimientos y todo se puede organizar mejor”, subraya.

Para terminar, Delfina asegura que lo que más la marcó fueron las charlas de los Obama. “La de Michelle fue la mejor”, enfatiza. Y se queda con una de sus frases: “Un líder de servicio primero se tiene que cuidar a sí mismo para después servir al otro”. Barack, en cambio, la atrapó cuando recomendó que durante el encuentro no se sacaran selfies, sino que aprovecharan para mirarse a los ojos, hablar, escuchar y debatir con el otro. De regreso en la Argentina, Delfina ya piensa en cómo capitalizar la experiencia y aprovechar al máximo tanto aprendizaje. 

Si querés saber más sobre Global Shapers y Coca-Cola, leé esta nota.