Es habitual que los recién llegados a un barrio se presenten ante sus nuevos vecinos para conocerse un poco mejor y, por qué no, ponerse a disposición para lo que necesiten. Algo de eso tuvo el encuentro que se realizó en el edificio corporativo de Coca-Cola en Buenos Aires. La Compañía abrió las puertas de la casa que ocupa desde el año pasado en Saavedra e invitó a los alumnos de quinto año de la Escuela Media 5 Monseñor Angelelli del Distrito Escolar 15, que queda a unas ocho cuadras de allí, para pasar una mañana juntos y estrechar lazos.

Enmarcado en el programa Jóvenes líderes, se trató del primero de una serie de encuentros de orientación sobre diversos aspectos del mundo laboral y en los que los escolares conocerán  cómo es el día a día en una gran empresa, que roles y funciones se cumplen, con qué objetivos, pero sobre todo cómo fue el recorrido de esas personas que, como ellos hoy, alguna vez terminaron el colegio.

Motivados por la iniciativa, se anotaron para recibir a los estudiantes más de 40 asociados, “voluntarios” de todas las áreas que se acercaron especialmente para responder las preguntas que surgieran.

Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola de Argentina, abrió el juego en un auditorio compuesto por mesas redondas en las que se sentaron, mezclados, alumnos y voluntarios. “Acá todos tenemos historias muy variadas, pero en algún momento, aunque no lo crean, cursamos el último año del secundario y tuvimos que decidir qué hacer. Lo que los espera hacia adelante es súper interesante, están en un momento especial que está bueno que puedan aprovechar”, los entusiasmó.

JÓVENES_LÍDERES
Los estudiantes recorrieron las instalaciones junto a asociados de todas las áreas de la Compañía. 

Luego de la presentación de cada uno de los participantes y de algunas actividades lúdicas para romper el hielo y entrar en confianza, un video resumió la historia de la Compañía y terminó de sumergir a los estudiantes dentro del mundo Coca-Cola. Después llegó el momento que todos esperaban: divididos en grupos de cinco iniciaron una visita guiada por los propios voluntarios, que los llevaron por los rincones más importantes del edificio corporativo. Uno de los equipos tuvo el lujo de ser liderado por una profesional de la materia: es que además de Asistente Administrativa de Marketing, Mariela Vignati es licenciada en Turismo y trabajó en uno de los rincones más lindos de la Argentina: el glaciar Perito Moreno. “Siempre me quedó el gustito de guiar a la gente para que conozca lo que le quiero mostrar. Y los chicos me prestaron atención e hicieron preguntas realmente interesantes, así que fue una muy buena experiencia”, aseguró.

Una amistad que recién comienza

La visita, sin embargo, fue sólo el primer paso: aprovechando que la orientación que siguen en la escuela es en Economía y Administración, la idea es que durante siete encuentros los alumnos participen de actividades en las que podrán profundizar sobre contenidos específicos como finanzas y administración, comercial, marketing y RRHH, así como realizar una visita a la planta de concentrados, para luego, ya en clase, vincular lo vivido al programa de estudio. Además, recibirán orientación sobre aspectos del mundo laboral que al inicio de una carrera profesional pueden ser todo un desafío, como la confección de un currículum o los preparativos antes de una entrevista laboral.


La importancia de que la experiencia se articulara con los contenidos curriculares motivó una dedicación especial. Los preparativos para concretarla comenzaron a fines de 2018, y para eso se contó con la colaboración activa de Cimientos, una organización de la sociedad civil que busca la equidad educativa a través de programas desarrollados en los contextos más vulnerables. “Trabajamos en conjunto con los profesores y con Coca-Cola, buscando cómo hacerlo de la mejor manera. Los chicos también vivieron el proceso de cerca, así que llegaron a este día con muchas expectativas”, reveló el Bernardo Politi, Director de la Escuela, quien celebró, además, el valor de que los nuevos edificios de la zona se integren al barrio con actividades para la comunidad.

“Tiene que ver con eso, con interacciones cara a cara y sinceras”, coincidió Mariale. “Es parte del espíritu de la Compañía puertas adentro y también hacia afuera: hoy con la escuela y mañana con otras instituciones”, reflexionó. Y concluyó: “Somos realmente vecinos, tenemos intereses comunes y todos defendemos que el barrio esté mejor”.

Si querés leer sobre la crertificación LEED Platinum que obtuvo del edificio de Coca-Cola, hacé click acá